miércoles, noviembre 10, 2010

LA BARRACA

Autor: Vicente Blasco Ibáñez, narrador y periodista; 1867-1928.
Otras obras: Arroz y tartana, Entre naranjos, Cañas y barro, La catedral La bodega, La maja desnuda, Sangre y arena, Los cuatro jinetes del Apocalipsis, etc.(novelas), ensayos (en un libro póstumo), artículos (colección), cuentos, diario de viajes y obras de historia.
Género y corriente: Novela naturalista.
Estructura: Está integrada por 10 capítulos.
Sinopsis: En los alrededores de Valencia existía una finca considerada maldita, la barraca de Barrer, abandonada hacía más de diez años porque en ella el colono que la trabajaba asesinó al dueño, el usurero don Salvador, quien intentaba explotarlo. Los aldeanos de la comarca, solidarios con el homicida y en represalia contra los herederos, se han unido para que nadie vuelva a habitar la finca ni a cultivar sus tierras.
Un día, un forastero fuerte, resuelto y necesitado de trabajo, el honrado campesino Batiste, desafía la amenaza popular, arrienda la barraca y junto con su familia (mujer y cuatro hijos) se instala en ella. De inmediato comienza a restaurar la vivienda y a trabajar la tierra con dedicación.
La hostilidad y el odio, de los lugareños no se hacen esperar. Fomentados por el matón Pimentó, vicioso e influyente, los aldeanos se ensañan con los forasteros con intención de lograr que se marchen y los denuncian acusándolos calumniosamente de uso indebido de la acequia; las muchachas insultan a Roseta, la hija de Batiste, y los compañeros de escuela la emprenden contra el pequeño Pasqualet, de apenas cinco años, a quien arrojan a un canal, razón por la cual el niño enferma de pulmonía y muere.
Esta desgracia parece aplacar los ánimos y por parte de los lugareños hace brotar cierta simpatía hacia los recién llegados. Pero muy pronto ocurre una violenta riña de taberna entre Pimentó y Batiste, y éste, de un sillazo, le abre la cabeza al matón.
Pimentó, despechado, quiere vengar esta derrota y, para ello, una noche espera al campesino y, a traición, lo hiere de un disparo. Batiste responde y mata a Pimentó. Se despiertan los odios adormecidos, la ira del pueblo se desencadena y la represalia no tarda en llegar: en la noche siguiente los vecinos incendian la barraca. Trágico epílogo, al mismo tiempo que advertencia para quien vuelva a desafiar la voluntad popular y ose instalarse en aquella tierra.
Un realismo despiadado en las descripciones, naturaleza, pasiones desatadas, violencia y brutalidad surge de esta vigorosa novela, considerada la obra más significativa de la literatura naturalista española.
De estilo llano, sencillo, pero muy gráfico y viril --como en la mayoría de las demás novelas de Blasco Ibáñez—, en ella es evidente la marcada influencia de Emilio Zola sobre este autor. Fue publicada en 1899.

No hay comentarios.: