martes, setiembre 19, 2006

La Conquista de la felicidad

La Conquista de la felicidad

Russell, Bertrand

Argumento:

La conquista de la felicidad, es un libro de raíces filosóficas, de quien considera la felicidad como un bien, sin el afán tendencioso de un moralista. El autor divide en dos partes su libro, la primera es dedicada a las causas de la desgracia, mientras que en la segunda parte, nos descubre lo que para él son las causas de la felicidad.

Resumen de la obra por capítulos:

P R I ME R A PA R T E : LAS CAUSAS DE LA DESGRACIA

I. ¿Por qué es desgraciada la gente?

Russell hace una comparación entre los hombres y los animales diciendo que estos últimos son felices teniendo salud y comida, pero al parecer a los hombres esto no les es suficiente y existe infelicidad derivada tanto del sistema social como de la psicología individual proveniente de varios factores como pueden ser: la educación en la crueldad y en el miedo, la supuesta posición económica baja, las desgracias del mundo, etc.El autor señala tres tipos de individuos que buscan la felicidad a través de una disciplina externa y se encuentran aquí: el pecador, entendiéndose éste, como el hombre que vive absorto en la conciencia del pecado y en continua contradicción consigo mismo como herencia religiosa o familiar de la que no logra desprenderse a lo largo de su vida. El narcisismo consiste en el hábito de admirarse y ser admirado; como las mujeres ricas que han perdido la capacidad de amar y sólo buscan ser amadas por muchos hombres, pero cuando esto ocurre pierden el interés. O el megalómano que a diferencia del narcisista prefiere ser poderoso que ser simpático y según palabras de Russell procura ser temido más que ser amado. Tenemos en la historia, el caso de Napoleón; dicho problema es producto de alguna humillación excesiva, de esta manera Bertrand Russell atribuye la megalomanía de Napoleón a que en la academia sufrió mucho sintiéndose inferior a sus compañeros aristócratas siendo él pobre.Existe otra clase de personalidades devotas al placer porque a través de él logran olvidar y en algunos de los casos experimentan una sensación momentánea de felicidad.II. La desgracia ByronianaEn este capítulo el autor trata de ejemplificar el concepto de felicidad en la literatura y filosofía y nombra tres escritores: para los americanos modernos The Modern Temper; para la generación de nuestros abuelos, Lord Byron y para todos los tiempos al autor de Eclesiastés. Cita durante el capítulo algunos pasajes de los libros escritos por estos trágicos personajes, sobre la condición humana, las relaciones personales y el amor.

III. Competencia"

La lucha por la vida" es uno de los principales obstáculos para la felicidad que los hombres señalan, y que no es otra cosa que la lucha por el éxito y por una posición social, ya que los individuos lo afirman, constituyen la clase media y alta de la sociedad, es decir, seguramente no les faltará el desayuno la mañana siguiente y su principal consigna sea deslumbrar a sus vecinos. Bertrand Russell encuentra la raíz del mal en la importancia que se concede al reconocimiento y a la competencia como mayor fuente de felicidad, claro está, sin menospreciar las satisfacciones personales que produce el éxito pero que sólo constituyen un ingrediente más a la felicidad.La educación ha jugado un papel importante, hoy en día los jóvenes se interesan más por estudiar una carrera con posibilidades económicas, cuando en el siglo XVIII una de las características del caballero era gustar y entender de literatura, música y pintura. El placer ahora de los hombres ricos no es contemplar un cuadro, sino poseer una colección que le de fama e impedir que otros ricos los posean. Los placeres del espíritu como la música, la lectura o una buena conversación se han abandonado porque nadie gana dinero con ello: El mal no es solamente individual, y un solo individuo no podría impedirlo en su propio caso aisladamente. El mal procede de la filosofía de la vida, generalmente aceptada, según la cual la vida es lucha, competencia y sólo se respeta al vencedor.

IV. Fastidio y excitación

Lo contrario al aburrimiento es la excitación. El aburrimiento nos causa horror y para evitarlo han inventado el alcohol, las drogas, la guerra e incluso –señala Russell- la mitad de los pecados de la humanidad han sido cometidos por huir de él. Es en la infancia en donde debiera enseñarse a los hombres a disfrutar los momentos de tranquilidad, los mayores placeres en la niñez son los que el niño descubre solo gracias a su inventiva e imaginación, así al crecer tiene la capacidad de soportar una monotonía provechosa.

V. Fatiga

Existen diversas formas de fatiga, en cuanto a la física siempre que no sea excesiva es buena porque produce apetito, sueño profundo y da sabor a las actividades sociales, pero si esa fatiga se vuelve excesiva es dañina para la salud y el desarrollo de los individuos. Una de las principales fatigas que se experimentan es la nerviosa producida por las presiones externas y por el hecho de estar pensando las cosas demasiado e inoportunamente y se suelen llevar las preocupaciones del trabajo hasta la casa. La preocupación es una forma de miedo y todas las formas del miedo producen fatiga. Miedo a las enfermedades, a la ruina, miedo a que te engañen, miedo al fracaso cuando se ha reconocido notablemente a lo largo de la historia, (especialmente a los hombres) el valor físico y mental. Uno de los peores aspectos de la fatiga nerviosa es que se va creando una cortina entre el hombre y su medio ambiente y cada vez se disfruta menos la comida, la luz del sol y el contacto con la tierra.

VI. Envidia

Considera Bertrand Russell que una de las pasiones humanas más universales y profundas es la envidia que en algunos casos es resultado de la fatiga y viceversa. Un ejemplo muy común entre las mujeres es sentir envidia a una mujer que va mejor vestida que ellas y es fácil lucubrar cualquier historia en su contra. Cuando se vive en una sociedad altamente moralista, se envidia a quien se atreve a romper las reglas o tiene posibilidades de evadirlas. Una de las posibles causas psicológicas de la envidia, se produce en la niñez si es que los padres demostraron preferencia por alguno de sus hijos sobre otro o mostraron poco afecto hacia ellos.La modestia que mayormente se ha considerado una virtud, puede relacionarse con la envidia si se practica con exceso. El odio que produce la envidia también es consecuencia de los tiempos modernos, en donde a través de los medios de comunicación se conoce de manera abstracta, cómo viven los ricos, el odio y las diferencias raciales, etc. en muchas ocasiones en lugar de promover la paz, se hace propaganda al odio y la enemistad

.VII. El concepto del pecado

Como ya se había dicho en capítulos anteriores, el concepto de pecado del que habla Russell, sin embargo, el pecado lleva consigo una carga psicológica religiosa importante. Gracias al psicoanálisis, la conciencia dejó de ser un misterio y aunque encierra un sentido diferente al pecado, el sentido más sencillo de la conciencia es el temor a ser descubierto. Como se ha mencionado antes, es en la niñez cuando se aprenden y se desarrollan los conceptos morales tales como el pecado. Un niño crece principalmente con su madre, con ella aprende que no se debe jurar, que no hay que decir mentiras, a usar un lenguaje pulcro, escucha que el alcohol y el tabaco son malos, que el interés por las cosas sexuales es una abominación, etc. automáticamente se registra un código moral en el individuo que al crecer y enfrentarse con el mundo va a estar en constante lucha interior y si no consigue librarse de sus prejuicios morales o asumirlos de diferente forma, no va a ser feliz con ninguna relación ni con él mismo. El pecado no hace el hombre mejor, todo lo contrario lo hace desgraciado y lo obliga a sentirse inferior; una de las recomendaciones de Russell es el uso de la razón y puede llegar a niveles emocionales altos. " La felicidad que satisface plenamente va acompañada del pleno ejercicio de nuestras facultades y de la total verificación del mundo en que vivimos"

.VIII. Manía persecutoria

La llamada manía persecutoria no es otra cosa más que la sensación de que alguien te persigue o trata de hacerte daño y el afán de protegerse del perseguidor imaginario puede llevar al individuo a extremos violentos y limita su libertad. Pareciera que a la gente –según el autor- no se le ocurre pensar, que así como ellos murmuran de todo el mundo, todo el mundo murmura de ellos. Otro forma de expresión de la manía persecutoria es en aquellas personas que hacen un favor en contra de su voluntad y se sorprenden al ver que no se los agradecen y nos hace suponer que pocas veces los motivos para hacer el bien son tan puros como parecen y no es muy recomendable esperar demasiado de la gente ni pensar que la gente va a desvivirse o va a dejar de ver por sí mismos para hacernos un favor o por un beneficio ajeno.

lX. El miedo a la opinión pública.

Son contadas las personas que viven felices sin necesidad de que se apruebe su manera de vivir o su concepto del mundo, existen diferencias sociales, religiosas, raciales y políticas que provocan el distanciamiento y la intolerancia entre los hombres. Siempre la opinión pública es más tiránica contra quienes se manifiestan rotundamente en su contra que para quienes se muestran indiferentes ante ella: un perro ladra más escandalosamente o muerde más a quienes le tienen miedo que a los que lo ignoran, en el ser humano ocurre algo similar.Se dice que la mayor parte del problema del miedo a la opinión pública surge en la juventud, si un hombre escoge la carrera que le conviene y que le gusta y además tiene la suerte de desarrollarse en un medio propicio, se verá libre de persecuciones sociales. Se da por hecho la necesidad del respeto a la opinión pública en tanto o cuanto sea indispensable para comer o para no ir a la cárcel, pero –en opinión de Bertrand Russell- el ir más allá, supone una sumisión voluntaria a una tiranía innecesaria, y puede perturbar nuestra felicidad en muchos aspectos.

S E G U N D A PA R T E : LAS CAUSAS DE LA FELICIDAD

X. Todavía es posible la felicidad

A partir de aquí, la intención del autor es enumerar las causas de la felicidad y el estudio del hombre feliz.Se distinguen dos clases de felicidad: natural o imaginativa, o animal y espiritual, o de corazón y de cabeza y la manera más sencilla de definir las diferencias entre ambas clases es, -en palabras de Russell- que una es asequible a todo género humano, y otras solamente a los que saben leer y escribir: la primera tiene que ver con la felicidad basada en creencias naturales lejos de los motivos intelectuales que son importantes para los otros. El trabajo por ejemplo, es una forma accesible de encontrar placer sobre todo a nivel personal, mientras no se pretenda el aplauso de los demás para desarrollarlo. Otra fuente de felicidad personal (tal vez la mayor), es el querer y ser querido por el simple hecho de quererlo, es decir, de manera espontánea, y no en un afán de deber ser como en ocasiones puede aplicarse al trabajo.

XI. Entusiasmo

Bertrand Russell encuentra en el entusiasmo el más universal y característico signo de felicidad en el hombre y ejemplifica el sentido del entusiasmo haciendo una comparación con lo que la comida significa, para unos los alimentos son una molestia, otros comen sólo por obligación, o el caso del gastrónomo que no encuentra nada suficientemente condimentado como quisiera. Es importante el desarrollo de los intereses personales como puede ser coleccionar algo, o el amor a las plantas, el conocimiento en los libros, etc. " nada produce tanta satisfacción como un interés general por la vida misma, pues aunque otras ocupaciones tengan atractivos, no pueden llenar por completo la vida de un hombre, y existe el peligro de agotar el tema que absorbe nuestra atención".

La recomendación es hacer las cosas por el simple placer de hacerlas, ya sea comer, sostener una conversación, estudiar, practicar algún deporte o amar a alguien y Russell termina este capítulo afirmando que el entusiasmo es el secreto de la felicidad y del bienestar.

XII. Afecto

La sensación de no ser queridos es una de las causas principales de la inseguridad y por tanto de la infelicidad. Vale la pena insistir como se ha venido haciendo desde el inicio, la importancia de la educación y el afecto en los menores, ya que la falta de atención o su extremo opuesto, la sobreprotección, desarrolla en el individuo la inseguridad, el miedo, la desconfianza o incluso producen como consecuencia defectos de carácter que motivan el fracaso posterior para hacerse amar.

XIII. La familia

Una de las instituciones antiguas que más deterioro y desequilibrio han sufrido es precisamente la familia, siendo que el cariño de un padre a su hijo y viceversa constituye uno de los motivos mayores para ser feliz. Sin embargo en los tiempos modernos esta relación se ha visto alterada por las circunstancias actuales de naturaleza psicológica, económica, social, política y educativa.Ahora las mujeres piensan dos veces el hecho de procrear un hijo e incluso el casarse y formar una familia. Lo que antes solía ser un ejercicio triunfante del poder (el ser padre) ahora es todo un reto. La desintegración se debe a numerosos factores, por ejemplo, la vida urbana; el hecho de vivir en un espacio reducido, prohibe a los niños la libertad del juego y priva a los padres de un descanso placentero a causa del ruido. Muchos papás deciden evadirlo por medio del trabajo, que en otros casos es una necesidad, y su participación en la familia disminuye. El papel de la madre tampoco es fácil, ya que al trabajar en su propia casa, la posibilidad de separar sus relaciones familiares y el trabajo se vuelve complicado y esto puede ocasionarle un conflicto interno.No se puede negar que el cariño de los padres a sus hijos quizás sea el más fiel y solidario de todos; los amigos se quieren por sus cualidades y los amantes por sus atractivos, pero cuando dichas cualidades y atractivos disminuyen, la amistad y el amor pueden desaparecer. Por el contrario en momentos de infortunio y enfermedad (sobre todo) el apoyo de la familia brinda una seguridad que no se podría encontrar en otra parte.

XIV. Trabajo

No es fácil precisar si el trabajo es fuente de felicidad o de desgracia, pero para ambos casos hay trabajo. Desde luego el trabajo en exceso puede ser perjudicial. Afortunadamente no sucede lo mismo cuando otorga un beneficio, ya sea, una satisfacción personal o el simple hecho de llenar muchas horas del día sin que tengamos que preocuparnos de lo que hemos de hacer. Es preventivo del aburrimiento y nos permite saborear mejor los periodos de descanso. El trabajo es estimulante y siendo optimistas tenemos que reconocer que una de las formas más positivas de la vida es el éxito alcanzado a través de la realización en una empresa o empleo constructivo.

XV. Intereses impersonales

Este capítulo se refiere a los intereses extra laborales que le atraen al individuo en sus horas de ocio y contribuyen a disminuir la tensión de otras preocupaciones más serias, y estos intereses pueden ser por ejemplo: la lectura, la práctica de algún deporte, la filatelia, el teatro, la música, etc. que a parte de brindar reposo, ayudan a que el hombre conserve sus sentido de proporción en relación con la naturaleza.}Bertrand Russell asegura que si él fuera responsable de organizar la enseñanza superior, sustituiría las religiones ortodoxas por la historia o materias que les recuerden el hecho de que la vida en él es nada más que un incidente temporal, y al mismo tiempo de insistir en la insignificancia individual. Citando a el filósofo Spinoza quien estudio la esclavitud y la libertad humana, el autor afirma que: "Quien haya comprendido aunque sea temporal y pasajeramente, lo que constituye la grandeza del alma, no puede ser feliz preocupándose egoístamente por cosas triviales y temeroso de lo que el destino le reserve".

XVI. Esfuerzo y resignación

La resignación es asociada con la religión, porque básicamente ha sido predicada por místicos y santos, mientras que la doctrina del esfuerzo por técnicos de la eficiencia y cristianos vigorosos. La resignación es de dos clases: una se funda en la desesperación, y la otra en una esperanza inasequible. La primera –dice Russell- es mala; la segunda buena.Existen personas incapaces de resistir un fracaso por más sencillo que parezca, no soportan pacientemente pequeñas molestias como pueden ser: el retraso del tren, se indignan si la comida está mal hecha; se desesperan si la chimenea hace humo y claman venganza contra la organización industrial cuando tarda en llegar la ropa del lavandero. Pero para el autor de La conquista de la felicidad, la energía que tales gentes pierden en cosas triviales sería suficiente, bien dirigida, para hacer y deshacer imperios.

XVII. El hombre feliz

Es claro que la felicidad depende tanto de las circunstancias como de uno mismo, este libro pretende facilitar los mecanismos a nuestro alcance para alcanzar la felicidad. Mucha gente desgraciada, atribuye su desgracia a sus ideas o factores intelectuales, cuando gran proporción de ella la constituyen los síntomas y la actitud que uno adopte ante los problemas. " Hay cosas indispensables para la mayor parte de los hombres; pero son cosas sencillas: la casa, la comida, la salud, el amor, el éxito en su trabajo y el respeto a los suyos".

Una de las causas más importantes para la felicidad sobre la que se ha venido insistiendo desde los primeros capítulos, es el cariño recibido y la persona que lo recibe es, a su vez, quien lo da.

" El hombre feliz el que no siente el fracaso de unidad alguna, aquel cuya personalidad no se escinde contra sí mismo ni se alza contra el mundo".

LA CABAÑA DEL TÍO TOM

LA CABAÑA DEL TÍO TOM

Harriet Beecher Stowe

Resumen del libro

INTRODUCCIÓN

La cabaña del Tío Tom es una obra con estilo coloquio, bien escrita, con enorme fuerza es como un púlpito para su autora, los caracteres femeninos son los fundamentales en la obra y los masculinos los arropan, también lo es la ruptura con muchos tópicos de su tiempo. En la obra la religiosidad es un apoyo constante contra la esclavitud. Una obre muy noble y hermosa en su contenido humano y espiritual, habla de la esclavitud de cómo eran tratados los negros y de hombres sin escrúpulos que no sentían ni el más mínimo sentimiento hacia ellos, también contiene religiosidad ya que la mayoría de los personajes se apoyan del cristianismo para sobre llevar todos sus problemas y tristezas.

Es una obra maravillosa que te hace reflexionar como ser humano al mismo tiempo que inspira tristeza, compasión y humanidad.

RESUMEN

Capítulo I.- Un hombre humanitario

Eliza escucha la conversación entre el Sr. Haley y el Sr. Shelby en donde Haley le dice a Shelby que le quiere comprar a Tom, a Eliza y a su hijo. Eliza va y se lo cuenta a la Sra. Shelby.

Capítulo II.- La madre

Eliza recordaba a su esposo George, un hombre que fue separado de su patrón que lo quería mucho cuando fue vendido por su propietario.

Capítulo III.- Esposo y Padre

George fue a ver a su esposa y a su hijo y le contó a su esposa lo mal que la pasaba con su nuevo dueño y su hijo, lo humillaban y lo golpeaban hasta que se cansaban entonces ella al ver su sufrimiento no quiso contarle que el señor Haley quería comprarlo.

Capítulo IV.- Una noche en la casa del Tío Tom

Chloe, George y Tío Tom leían la Biblia mientras el señor Shelby firmaba el contrato de venta de Tom y Harry el hijo de Eliza.

Capítulo V.- Sentimientos de un ser humano cuando cambia de patrón

Eliza escuchó una conversación entre los señores Shelby en donde se entera que han vendido a Tom y a Harry, de inmediato fue a la cabaña del Tío Tom para avisarle, para que huyera, pero cuando llegó allí Tom se negó a huir; ella tomó a su hijo y se marchó.

Capítulo VI.- Descubrimiento

Al día siguiente cuando Haley fue a buscar a sus nuevos esclavos se enteró que Eliza había huido con su hijo, se enfureció tanto que el señor Shelby ordenó a Andy y a Sam que ayudaran a Haley a buscarla.

Capítulo VII.- Lucha de una madre

Eliza con su hijo en brazos huía solo con sus oraciones y plegarias al Todopoderoso, mientras Chloe lloraba amargamente por la decisión de su patrón, Tom tranquilo se resignaba a la decisión de su amo, cuando lo mando llamar y le dijo la decisión que había tomado; Tom no le reprocho nada y lo aceptó, mientras Eliza seguía huyendo con Haley detrás de ella. Sam y Andy se dieron cuenta de que estaba cerca de alcanzar a Eliza e hicieron todo lo posible para que pudiera escapar y llegó a una granja.

Capítulo VIII.- Un complot

Haley volvió a ala posada donde estaba Eliza y estando en su habitación ella entro un hombre y le dijo: que lo mandaba Tom Loker, mientras tanto Haley le pedía ayuda a Tom Loker para encontrar a Eliza, Sam y Andy en ese momento llegaban a la casa de los Shelby, la señora con ansiedad preguntaba a Sam lo que había pasado, este le contó todo; la señora los mando con Chloe la cocinera para que les diera un poco de comida como recompensa de lo que habían hecho, en ese momento Haley ya había hecho un plan con su amigos para ir por Eliza ya que ellos querían a una joven blanca que estaba donde estaba escondida Eliza.

Capitulo IX.-Un senador es un hombre como los demás.

El senador Bird le estaba contando a su esposa que había sido aprobada una ley en donde no pueden proteger a los negros y ella le dijo que cree mas en la Biblia de pronto entro Cudjoe y la señora descubrió a Eliza entonces los señores Bird la interrogaron y ella les contó su historia, les conmovió tanto que el señor Bird decidió llevarla personalmente a casa de Van Trompe, al llegar le contaron la historia de Eliza y el aceptó que se quedara allí y le dio mucha confianza.

Capítulo X.- Toma de posesión

Tom, Chloe y sus hijos se encuentran en la cabaña, ella le prepara comida y su ropa mientras él lee su Biblia en eso llegó la señora Selby y le prometió que lo rescataría lo más pronto posible, pero llegó Haley y se lo llevó, de pronto se detuvieron con el herrero para comprar unas esposas cuando George los encontró y se puso tan furioso que quería matar a Haley pero Tom no lo dejó y George le amarró un dólar al cuello; en el camino Haley le dijo que si se portaba bien lo trataría bien.

Capítulo XI.- La propiedad humana revuelta contra el propietario

George el esposo de Eliza se encontró con el señor Wilson y le contó que había perdido a su madre a su padre y hermanas , él iba disfrazado y se hacía llamar Butler, le contó que se iba a ir a Canadá a buscar a su esposa y a su hijo entonces el señor Wilson le ofreció dinero y este lo aceptó con la condición de que se lo pagaría, le dio un alfiler y le pidió que se lo entregara a su esposa y que le dijera que él la amaría hasta el último día de su vida.

Capítulo XII.- Un incidente notable

Haley compró otros 3 esclavos y al subirse al buque compró a otra esclava con su hijo los cuales no sabían que los habían vendido y cuando la mujer se distrajo Haley vendió a su hijo y en la noche la mujer se tiró al mar y se suicidó mientras a Haley pareció no importarle.

Capítulo XIII.- Modo de ser de los cuáqueros

George fue rescatado por un grupo de cuáqueros y lo llevaron a la casa donde estaba Eliza y su hijo.

Capítulo XIV.- Evangelina

En el buque Tom conoció a Evangelina y a sus padres, hizo amistad con ella, la niña le pidió a su padre que lo comprara, un día ella cayó al agua y Tom sin pensarlo se lanzó por ella, el padre de la niña lo compró.

Capítulo XV.- El nuevo patrón de Tom y otras cosas

Evangelina, su padre y su tía que tenía 45 años y era tratada como una niña llegaron a la casa donde estaba la madre de Eva que se llamaba Marie. Todos los que vivían ahí eran felices que hasta a un esclavo se le olvidaba que lo era.

Capítulo XVI.- La nueva ama de Tom y sus opiniones

Marie era una mujer llena de rencor que aturdí a Ophelia la encargada de la casa todo el tiempo, además no quería a los negro, un día antes de irse a la iglesia Eva dio una prueba de su bondad dándole su frasco de sales de oro y diamantes a una criada por lo que su madre le hecho la culpa al padre de la niña y le dijo que tenía que ver las diferencias entre ellos y los criados.

Capítulo XVII.- La resistencia del hombre libre

George, Eliza y su hijo estaban muy contentos cuando llegó Simón a decirles que los buscaban que huirían con un amigo llamado Michael, ellos se fueron pero los alcanzaron por lo que bajaron del carruaje y se escondieron en un monte entonces sus perseguidores empezaron a disparar hasta que se fueron y dejaron mal herido a Tom Loker, George y su familia lo ayudaron y lo llevaron a casa de un amigo de Michael para que se recuperara.

Capítulo XVIII.- Experiencias y Opiniones

Tom conoció a Prue una mujer que vendía panecillos y la maltrataban si no los vendían, él le ayudo con su cesta y le preguntó por que estaba borracha ella decía que prefería al infierno y Tom le habló de Jesucristo, pero ella insistió en que en el cielo también había blancos y la azotarían.

Capítulo XIX.- Continuación...

Pasaron unos días y llegó otra señora vendiendo panecillos, cuando Ophelia preguntó por Prue le dijo que ella estaba en una cueva moribunda; cuando Ophelia lo comentó en la cena nadie pareció darle importancia ni siquiera Agustine el padre de Eva, en cambio Eva sintió compasión.

Capítulo XX.- Topsy

Agustine compró a Ophelia una negrita llamada Topsy a la cual nadie la quería pero Ophelia le fue enseñando todo y tomándole mucho cariño, Eva y ella se hicieron grandes amigas y su amistad duró 2 años.

Capítulo XXI.- Kentucky

Tom escribe una carta donde dice que hasta que junte el dinero necesario volverá y al escuchar esto Chloe pide permiso de ir a donde esta él y ayudarle a juntar el dinero para comprar su libertad, la Sra. Shelby la apoya, pero el Sr. Decide pensarlo.

Capítulo XXII.- Al segarse la hierba, la flor se marchita

Evangelina enfermó Tom y Ophelia se dieron cuenta pero sus padres no le tomaron importancia, siendo que había heredado la enfermedad de su abuela.

Capítulo XXIII.- Henry

Un tío y su primo Henry de Eva fueron a tomar unas vacaciones, mientras estaban ahí su primo le dio a Dodo un negro un latigazo y Eva fue a ayudarlo; Eva le pidió a su primo que no tratara a los negros así Henry lo prometió.

Capítulo XXIV.- Sombríos Presagios

El doctor le dijo que se mejoraría pero Eva sentía que ya se iba a morir y un día le dijo a Tom que comprendía a Jesús ya que ella también moriría por cualquiera de los esclavos que conocía.

Capítulo XXV.- El pequeño evangelista

Topsy seguía robando por lo que Ophelia la azotaba, Eva la vio y corrió a decirle a la niña que Jesús la amaba y que dejara sus malas acciones y le dijo a su tía que dejara de ver a Topsy como una negra ya que eso era lo que le impedía amarla.

Capítulo XXVI.- La muerte

Eva mandó llamar a todos lo esclavos y le pidió a su tía que le cortara el cabello a los sirvientes les dijo que los amaba y que nunca se alejaran de Dios, les dio un rizo a cada uno y les pidió que cuando lo vieran se acordaran de ella y de Dios y unos días después luego de un suspiro murió.

Capítulo XXVII.- ¡Dolor!

A pesar de que Agustine sentía un gran dolor no lo expresaba, Tom se le acercó a consolarlo y él le pidió que lo ayudara a orar y amar a Jesús como su hija lo hacía y Tom logró ablandar su corazón.

Capítulo XXVIII.- La reunión

Agustine le prometió a Tom que sería libre, mientras Ophelia quería cada día más a Topsy tanto que la puso bajo su nombre, Agustine y Marie estaban más tristes; Un día Agustine fue a un bar en donde murió por un enfrentamiento en donde lo hirieron sin querer.

Capítulo XXIX.- Débiles de apoyo

Agustine murió y Marie sin importarle nada ni nadie Decidió vender todo, así que Ophelia le mando una carta a la Sra. Shelby donde decía que Tom, Adolfo y otra media docena de esclavos serían vendidos al primer traficante que encontraran.

Capítulo XXX.- Almacén de esclavos

Llevaron a todos los esclavos a la subasta y Simón Legree compró a Tom, a una mujer de edad y a su hija una muchacha llamada Emmeline.

Capítulo XXXI.- La travesía

Simón un hombre amargado, brutal y vil hizo que sus esclavos se quitaran la ropa y se pusieran una toda rota en el viaje por barco en el Río Rojo.

Capítulo XXXII.- Los lugares sombríos

Todos los esclavos llegaron a la casa a ellos los llevaron a unas chozas incluyendo a Tom, pero en cambio a Emmeline Simón se la llevó a la casa y le dijo que si era buena con él sería tratada como Señora.

Capítulo XXXIII.- Cassy

Lucy estaba rendida y si no llevaba 3 kilos de algodón la azotarían así que Tom ponía algodón de su casta en la de ella Cassy al ver la nobleza de Tom hizo lo mismo dándole algodón a Tom, al pesar las cestas todas pesaban más de 3 kilos por lo que Simón ascendió a capataz a Tom y le ordenó que azotara a Lucy el se negó y Sambo y Quimbo lo azotaron a él.

Capítulo XXXIV.- Historia de la cuarentena

Tom estaba en una pequeña sala bañado en sangre cuando llegó Cassy y le curo sus heridas y le dio agua, ella le contó su historia y por que tenía el corazón tan duro, él quedó asombrado y comenzó a orar por ella.

Capítulo XXXV.- Recuerdos de amor

Quimbo encuentra el dólar y los rizos que tenía Tom se los muestra a Simón el cual piensa que es brujería, él le tenía tanto miedo a su madre que piensa que la están invocando se va a su casa y empieza a tomar junto con Sambo y Quimbo por lo cual hacen una orgía entonces Cassy va por Emmeline y la saca de la casa.

Capítulo XXXVI.- Emmeline y Cassy

Emmeline le propuso a Cassy que se fugaran pero esta no aceptó. Simón estaba enojado y le dijo a Cassy que Tom le tenía que pedir perdón a lo que se negó y cuando iba a comenzar a golpearlo Cassy intervino por él.

Capítulo XXXVII Libertad

Eliza, George y su hijo fueron a Canadá. Eliza vestida de hombre y su hijo de niña. Llegaron a un pueblito en donde por fin fueron libres.

Capítulo XXXVIII.- La victoria

Tom descubrió su verdadera victoria ya que los golpes y humillaciones que Legree le hacía ya no le lastimaban el corazón. Un día Cassy lo fue a buscar para que escaparan pero él no acepto, solo le dijo que se llevara a Emmeline.

Capítulo XXXIX.- La estratagema

Cassy se aprovechó de que Simón le tenía terror a la buhardilla de su casa ya que ella se había encargado de hacer voces para conseguirlo, él ni siquiera se atrevía a acercarse a la puerta de la buhardilla, Cassy guardó ahí comida, dinero y ropa se escapó junto con Emmeline y mientras todos las buscaban en el pantano ellas entraron a la casa por la puerta de atrás.

Capítulo XL.- El mártir

Simón se desquito con Tom y mando a sus sirvientes Sambo y Quimbo a que lo medio mataran, ellos lo hicieron pero después se arrepintieron y le pidieron a Tom que les Hablara sobre Jesús.

Capítulo XLI.- El joven amo

George fue a la plantación donde trabajaba Tom y lo encontró moribundo, él intentó comprarlo pero no se lo quisieron vender, Tom al verlo le dije que por favor les dijera a sus hijo y a su esposa que era un orgullo ser cristiano y murió.

Capítulo XLII.- Historia auténtica de un aparecido

Cassy y Emmeline lograron volver loco a Simón y se fueron a un barco en donde conocieron a George y a Madame Thoux, Madame preguntó a George que si conocí a su hermano el cual resultó ser el esposo de Eliza al escuchar esto Cassy se desmayó.

Capítulo XLIII.- Resultados

Madame Thoux, Cassy y Emmeline con ayuda de un reverendo fueron a Canadá y encontraron a Eliza y a George, entonces todos juntos viajaron al sueño de George África y él se hizo famoso mundialmente.

Capítulo XLIV.- El libertador

George regresó a su casa Chloe esperaba que Tom viniera con él pero no lo hizo, después de cenar reunió a todos lo esclavos y les dio por fin su ansiada libertad, les prometió trabajo y les contó como había muerto Tom así que les pidió que cada vez que vieran la “ Cabaña del Tío Tom” se acordaran de él.

PERSONAJES

Tío Tom.- Brazo derecho de Shelby, hombre alto fuerte, torso ancho, lleno de bondad, inspiraba respeto, no obstante su sencillez y humildad inteligente.

Chloe.- cocinera de la casa de los Shelby, esposa de Tom.

Eliza.- 25 años, negra esposa de George Harris e hija de Cassy

Cassy.- mujer esbelta, alta, manos y pies delicados, mamá de Eliza

Evangelina Saint Clare.- niña de 5 años, rubia, noble, bondadosa, quería a los negros, amiga de Tom, como ángel.

George Harris.- 35 años, esclavo talentoso, agraciado físicamente, hombre de confianza de una fábrica esposo de Eliza que se hizo llamar Butler.

George Shelby.- niño inteligente y bondadoso, hijo de los señores Shelby.

Srs. Shelby.- Primeros amos de Tom, buenos, amables y bondadosos, padres de George.

Agustine.- Hijo de un rico plantador amo de Tom, papá de Evangelina, solo tenía un hermano, hombre frivolo y escéptico, poco religioso.

Ophelia Saint Clare.- Institutriz de Evangelina y prima de su padre, 45 años, alta, fuerte y de forme angulosa, rostro delgado, ojos negros, facciones duras, labios finos.

Marie.- Mamá de Evangelina, egoísta, dura, cruel, chantajista y manipuladora.

Sambo y Quimbo.- sirvientes de Simón, crueles, amargados, pero al final se vuelven bondadosos y buenos gracias a Tom.

Simón Legree.- Hombre cruel, vil y despiadado. De corazón duro y margado. Borracho.

Haley.- desgraciado, cruel, vil, malo, traficante de negros.

Emmeline.- Esclava de Simón Legree, astuta y joven.

Topsy.- Negra, hija adoptiva de Ophelia en un principio una ladrona, pero al tiempo buena, bondadosa, alegre y buena amiga.

La Divina Comedia

INTRODUCCIÓN

Dante escribió “La Divina Comedia” en 1304 y terminó de escribirla poco ante de morir en el año de 1321, en realidad no se sabe la fecha exacta, pero es la fecha más cercana.

La obra tiene un estilo llano que es empleado por Virgilio y otros poetas épicos clásico, el sentido literal de la comedia no es otra que la narración de un viaje a los mundos sobrenaturales.

Es un poema alegórico basado en la carmogonía cristiana medieval, éste contiene cien cantos de tercetos en decasílabas, dividido en treinta y cuatro poemas para el infierno, el cual describe como una montaña en forma de cono invertido situado en el hemisferio boreal cerca de Jerusalén.

Los poemas que corresponden al infierno están divididos en nueve círculos, que van estrechándose hasta el centro de la tierra donde vive Lucifer, en éste recorrido Dante es acompañado por Virgilio quien es su salvador y guía, ya que para Dante él tiene grandes dotes poéticos, es pulcro de su lenguaje en insuperable armonía de sus versos y la brillante voz de su narración hacen pensar a Dante que es el símbolo de la razón, y por eso es el mejor personaje que pudo acompañarlo.

La comedia es un genero de composición poética distinto a todos los demás, porque la tragedia del principio es admirable y tranquila, pero al final el desenlace resulta triste y horrible.

Utilizó treinta y tres cantos para el purgatorio siendo ésta la segunda parte de la obra, aquí las almas tienen que hacer este recorrido para purificarse de sus pecados y así poder llegar ente la presencia de Dios, Virgilio deja de ser el guía de Dante y da paso a Beatriz quien es la que lo guiará en el paraíso, ella represento para Dante la fe.

RESUMEN

EL INFIERNO

Canto I Prólogo general.- Dante se encuentra extraviado en una selva que representa la vida pecaminosa del ser humano, camina por una rampa que representa la virtud, en éste recorrido por el infierno, lo acompaña y guía Virgilio quien Dante reconoce como el símbolo de la razón y así comienzan su recorrido.

Canto II Prólogo del infierno.- Se describe la misión de Virgilio, Dante tiene dudas sobre lo que vivía, Virgilio le da ánimo para seguir, cuando aparecen tres damas benditas que son las que ruegan por el regreso de Dante.

Canto III Puerta del Infierno.- En esta parte del infierno se encuentran las personas que pasaron por la vida sin dejar huella, Carón es el barquero del infierno y el que da paso a Aqueranto, lugar donde habitan estas personas.

A partir de los siguientes cantos el INFIERNO esta dividido en nueve niveles que se van estrechando hasta el centro de la Tierra, donde vive Lucifer y Dante con su compañero van descendiendo por los círculos infernales.

Canto IV Primer círculo en el que se encuentra el LIMBO, donde se encuentran las personas que murieron sin conocer la fe.

Canto V Segundo círculo en el que se encuentran los lujuriosos y pecadores de la carne. En éste se encuentra Minos uno de los tres jueces del infierno quien custodia ese círculo.

Canto VI.- Tercer círculo en el que se encuentran los glotones, menciona a Cerbero perro de tres cabezas, que guarda las puertas del infierno y la cruel condena de los que ahí están sumergidos.

Canto VII.- Cuarto círculo en el que se encuentran los avaros y pródigos y la descripción de Virgilio de lo que es la verdadera fortuna, la cual relaciona con un ángel que Dios le ha dado para equilibrar todo.

Canto VIII.- Quinto círculo en el que se encuentran los coléricos y perezosos, aquí también se refiere a que los demonios se oponían a que siguieran su camino.

Canto IX.- A las puertas de Lucifer, se refiere al temor de Dante por las tres furias que representan la venganza celestial y los remordimientos de la conciencia. Encuentra un mensajero celestial que es el que les abre el camino para seguir adelante.

Canto X y XI.- Sexto círculo en el que se encuentran los herejes y desvergonzados, está el rincón de los que aman los placeres sensuales y la tumba del Papa Anastasio describe la distribución de los condenados en el infierno.

Canto XII al XVII.- Séptimo círculo en los que se encuentran los violentos divididos en tres recintos, el primero describe a los violentos contra el prójimo y sus bienes, los tiranos que viven de sangre y de rapiña, en el segundo recinto se encuentran los violentos contra ellos mismos esto es los suicidas y en el tercer recinto se encuentran los violentos contra Dios, los blasfemas, los intelectuales, las usureras violentas contra el arte y los violentos contra el espíritu del hijo de Dios.

Canto XVIII al XXX.- Octavo círculo en el que se encuentran a los engañadores divididos en diez fosas, en la primera fosa se encuentran los rufianes y seductores, en la segunda fosa se encuentran los adúlteros y cortesanos, en la tercera fosa se encuentran los simoniáticos, en la cuarta fosa se encuentran los adivinos y hechiceros, en la quinta fosa se encuentran los que trafican con cargos públicos, en la sexta fosa se encuentran los hipócritas, en la séptima fosa se encuentran los ladrones, en la octava fosa se encuentran los que aconsejan el fraude, en la novena fosa los escandalosos y cismáticos y en la décima y última fosa se encuentran los falsarios, los alquimistas, los simuladores y los falsificadores de monedas.

Canto XXXI al XXXIV.- Noveno círculo en el que se encuentran los traidores y a su vez se dividen en tres grupos, en el primero están los traidores a sus propios parientes, en el segundo se encuentran los traidores a su ciudad y en el tercero se encuentran los traidores a sus bienhechores.

EL PURGATORIO

Canto I.- Prólogo al purgatorio.- 2do. Reino donde se purifica el espíritu y se hace digno de subir al cielo. Después de abandonar el carro que lo condujo descubre a un anciano a su lado, le pregunta que hacia ahí, después de explicar su presencia y suplicar que se le permitiera ir por los siete caminos, él y su guía llegaron a una playa desierta.

Canto II.- El ante purgatorio: En la playa estando en la orilla del mar distinguieron unas formas blancas que pertenecían al Ángel de Dios, en la barca que venían traía consigo a más de cien espectros, a una señal de la cruz que hizo el Ángel todos se lanzaron a la playa preguntando por el camino a la montaña, pero al darse que ahí había un ser vivo, que respiraba se agruparon alrededor de él, pero inmediatamente se dejo escuchar una llamada de atención diciéndoles el porque no se iban a purificar para que Dios se pudiera manifestar.

Canto III.- El ante purgatorio: En la playa un grupo de almas se sorprende al ver un cuerpo humano que causa que la luz del sol aparezca cortada en el suelo y las almas piden que camine delante de ellos para subir esa montaña.

Canto IV.- El ente purgatorio: Primer jirón de la montaña, continua el fatigoso andar de la montaña y un pequeño descanso antes de continuar su andar.

Canto V.- El ante purgatorio: Segundo jirón de la montaña, nuevamente las almas se admiran de la luz que se intercepta por el cuerpo de Dante y varias almas van a preguntar acerca de esa gracia; pero ellos siguen caminando. Las almas dicen haber tenido muertes violentas pero se arrepintieron en el último momento.

Canto VI.- El ante purgatorio: Segundo jirón de la montaña, llega al encuentro de ellos un alma inmóvil y solo ella les mostrará el camino más corto, se trata de Sordello.

Canto VII.- El ante purgatorio: El valle de los príncipes negligentes, continúa la conversación con Sordello, explicando como fue que paso por todos los círculos del reino del llanto, él servirá como guía.

Canto VIII.- El ante purgatorio: El valle de los príncipes negligentes. Sordello plática con dos ángeles enviados por María, resguardan el valle contra la serpiente, y la admiración que tienen al ver la gracia de Dios que le permite a Dante ir reconociendo todos los lugares.

Canto IX.- Del ante purgatorio a la entrada del purgatorio, después de haber despertado de su sueño, Dante y su guía le dice que ya ha llegado junto al purgatorio, llegando a una brecha que divide a un muro, se ve una puerta por la cual se suben tres grados de diferentes colores; encontrándose un portero que no decía palabra alguna.

Después les pregunta, qué quieren y quién guiaba sus pasos, ellos explican y dicen que una dama del cielo les indicó que subieran las tres gradas y que al ir subiendo por estos le indica su protector ir pidiendo humildemente que se abra la cerradura. El ángel de Dios traza con la punta de su espada en la frente de Dante “siete P” diciendo que cuando esté adentro lave esas manchas y le dijo “cuando una de estas llaves falsea y no gira con regularidad por la cerradura la entrada no se abre”, pero les advierte que el que mira hacia atrás vuelve a salir.

Canto X.- El purgatorio: Primera terraza: Los orgullosos han entrado y sus pasos son lentos por el cuidado que se tiene al caminar. Hay esculturas esculpidas de los orgullosos, la condición de sus tormentos los hace inclinarse hacia el suelo como gusanos.

Canto XI.- Primera terraza: Los orgullosos continúan el camino, hay almas de los orgullosos y los caminantes piden a Dios por ellos, continua el viaje.

Canto XII.- Primera terraza: Los orgullosos, una hermosa criatura viene al encuentro de ellos, les muestra el camino para subir unas gradas, ahí agita sus alas sobre la frente de Dante, al subir por la escalera Dante se siente más ligero y su guía le explica que a medida que vayan borrando las “P” en su frente sus pies le obedecerán tan sumisamente a su voluntad y Dante nota que en su frente quedan seis “P”.

Canto XIII.- Segunda terraza: Los envidiosos, llegan a lo alto de la escalera y inician su recorrido, cuando sienten que a su alrededor vuelan espectros que no ven. Rogaron a María a Pedro y a todos los santos por ellos.

Canto XIV.- Segunda terraza: Los envidiosos, siguen su camino y continúan encontrando almas que en vida fueron envidiosas.

Canto XV.- De la segunda a la tercera terraza: Dante siente un resplandor que lastima sus ojos, y su guía le dice que se trata de un mensajero del cielo que viene a invitarlo a subir al siguiente círculo.

Canto XVI.- Tercera terraza: Los iracundos, encuentran espíritus que van desatando la ira y que estaban envueltos en una nube de humo.

Canto XVII.- De la tercera a la cuarta terraza: Al salir de la nube de humo, se interrumpen las visiones de Dante, el examinar el lugar donde él se encuentra. Hay un espíritu divino que se oculta en su propia luz aquí en este círculo, se purifica el amor del bien que no ha cumplido su deber.

Canto XVIII.- Cuarta terraza: Los perezosos, continua la teoría del amor cuando el alma ha sido creada con predisposición al amor y se lanza a todo lo agradable y también se comienza a hablar de la pereza.

Canto XIX.- Cuarta terraza: Los perezosos, continúan su camino encontrando un alma que pena por haber sido en vida un avaro.

Canto XX.- Quinta terraza: Los avaros y los pródigos, aquí nos relata las facetas de los avaros y de los que en vida fueron pródigos.

Canto XXI.- Quinta terraza: Los avaros y pródigos, aparece una sombra la cual saluda a los viajeros, les comienza a preguntar pero el guía de Dante explica la razón por la cual fue sacado del infierno.

Canto XXII.- De la quinta a la sexta terraza: El ángel que los dirigió hacia el sexto círculo borro otra mancha de la frente de Dante y le dijo: ”Bienaventurados los que cifran sus deseos de la justicia”. Aparece el árbol de la tentación.

Canto XXIII.- Sexta terraza: Los glotones, están presentes las almas que se entregaron al vicio de la gula y la pena que arrastran.

Canto XXIV.- Sexta terraza: Los glotones, continúan los glotones contando sus desventuras, aparece el segundo árbol de la tentación.

Canto XXV al XXVII.- Séptima terraza: Los lujuriosos, espíritus andando por las llamas, encuentran almas que dan paso a la lujuria gritando “Viva Sodoma y Gomorra”, se presenta el ángel de la castidad y Dante se encuentra en el alumbrar del paraíso.

Canto XXVIII.- Dante te encuentra en el paraíso terrenal y se le explica toda la belleza extraordinaria del lugar, por medio de Matilde una mujer solitaria.

Canto XXIX al XXXIII.- El paraíso terrenal; La presencia de siete candelabros y veinticuatro personajes vestidos de blanco coronados con azucenas cuatro animales coronados de hojas verdes y cada uno tenía seis alas con plumas llenas de ojos, un carro triunfal sobre dos ruedas llevando por un grifo y tres mujeres danzando al lado de la rueda derecha roja y la otra color esmeralda y la tercera como la nieve y a la izquierda cuatro danzando gozosas vestidas de púrpura seguidas de siete ancianos coronados de rosas y vestidos de blanco.

Beatriz continúa con sus reproches, los remordimientos de Dante ante la infidelidad, la procesión nuevamente se aleja, Beatriz se queda como guardián del carro de la iglesia, Beatriz le da una serie de advertencias a Dante y también explica las vicisitudes que sufrió el carro de la iglesia y Dante se dispone a subir a las estrellas.

EL PARAÍSO

Canto I.- Prólogo del paraíso.- La gloria de aquel que todo lo mueve se difunde por el Universo. Dante invoca a Apolo para que éste lo llene de valor. Dante continua admirando su asenso al Paraíso; y por lo cual Beatriz le llama la atención diciéndole “No debes pues, a lo que pienso, admirarte mas más de tu ascensión. Lo más maravilloso en ti sería que, libre de todo obstáculo te hubieras sentado abajo, como lo sería el que la viva llama permaneciese quieta y apagada a la Tierra.

Canto II al V.- Primer cielo, el de la luna: las almas que no cumplieron sus votos.

Dante nos advierte que por el agua donde sigue jamás fue recorrida, Minerva sopla en su vela y Apolo lo conduce a las nueve musas que le enseñan las osas, también manifiesta la maravillosa sensación de penetrar en la luna refiriéndose a esta como una margarita que lo recibió dentro de sí. Beatriz explica que las manchas que presenta la luna son las diferentes virtudes.

Dante ve imágenes debilitadas y creyendo que no existirán continuo su camino junto con su guía (Beatriz) pero ella le dijo que en realidad eran sustancias que habían faltado a sus votos y le dijo que les creyera todo cuanto le dijeran pues la verdadera luz que las acogía evita que tuerzan sus pasos. Aquí las almas se encuentran en una esfera muy lenta y a estas almas la virtud de la calma las calma. Dante comprende ahora porque todo en el cielo es paraíso y pregunta ¿ si es posible satisfacer un voto con alguna buena obra? A lo cual Beatriz responde que si cree que puede hacer buen uso de lo que ya ha ofrecido, es como si quisiera hacer una buena obra con una cosa mal adquirida y Dante encuentra a un alma resplandeciente que le habla y que se esconde dentro de su mismo fulgor.

Canto VI y VII.- Segundo cielo. El de mercurio: Las personas que practicaron el bies por conseguir honor y fama. Nos habla de algunos personajes que encaminaron con sus palabras a la verdadera fe y como Dios los ayudaron a realizar grandes obras y Beatriz explica a Dante porque el hombre necesitó que Dios mandara a su hija para salvarnos del pecado.

Canto VIII y IX.- Tercer cielo. El de venus: Las almas que estuvieron sujetas al amor. En este cielo se menciona al amor, Dante al pasar a este cielo ve más hermosa a Beatriz, habla de porque los hijos tienen diferentes caracteres a los de los padres, que si el hombre se apoyara en los cimientos de la naturaleza habría mejores habitantes en él y de las maldiciones de los papás que solo piensan en el dinero.

Canto X al XVI.- Cuarto cielo. El del sol: Las almas de los sabios: Nos muestra la gran sabiduría de Dios al crear el mundo, Dante asciende al sol y Beatriz le dice: da gracias al sol de los ángulos que por su bondad te ha elevado a este sol sensible. Aquí hay mas espíritus vivos y triunfantes.

Dante encuentra a unas santas luces que cantaban y danzaban después de terminar se refirieron a ellos, felicitándose de pasar de uno a otro lado y que los hombres no deben aventurarse a los juicios. Nos manifiesta el gozo y el resplandor después de la resurrección de la carne, se dice que cuando nos revistamos de la carne gloriosa y santa nuestra persona será mucho más grata a Dios y que el que toma su cruz y sigue a Cristo todo será mejor.

Canto XV al XVIII.- Quinto cielo. El de marte: Las almas que ha combatido por la fe. Dante se complace al encontrar a su tatarabuelo al que le pregunta por su infancia, le pide que le aclare a su futuro destierro, le dice que abandonará todas las cosas que más ame y que este será el primer dardo que arroje al arco del destierro, probará cuán duro camino es el pan ajeno y lo que mas grabará se espaldas será la compañía estúpida y malvada pero agrega: Tu primer refugio será la cortesía de Lombardo. Beatriz le dice a Dante que son bienaventurados los espíritus que allá abajo antes de venir al cielo alcanzaron gran renombre con sus acciones. Dante se da cuenta que el hombre que obro bien advierte que de día en día el aumento de su virtud. Dante vio unas luces que formaron cinco veces siete vocales y consonantes formando la siguiente frase “Diligite Jiatitiam” y las ultimas fueron “qui judacatis terram” y después estas mismas luces al chocar formaron la cabeza y el cuello de un águila y los demás bienaventurados terminaron por formar el cuerpo del águila, todo esta formación provino de que la M final se transforma en flor de lis y águila imperial.

Canto XIX y XX.- Sexto cielo. El de marte: Los justos y piadosos. El águila imperial le dice a Dante que por haber sido justo y piadoso está aquí exaltado hasta esta gloria y que no se deja vencer por el deseo y sigue diciendo; que en la tierra dejo tal memoria de él, que los hombres más perversos la recomiendan pero no siguen el ejemplo. Dante hace hincapié sobre que sin fe y sin obras no hay salvación.

Después de haber visto las brillantes luces que adornaban la sexta estrella el águila real le explica las diferentes almas que forman su ojo - pupila está en medio y fue el cantor del espíritu santo encargado de transportar el arco de ciudad en ciudad, de los cinco que forman el arco de mi ceja el más próximo al pie conoce cuan caro cuesta no seguir a Cristo, el que le sigue en la parte superior de la circunferencia conoce que los eternos juicios de Dios son invariables aunque una ferviente oración consigue allá abajo que suceda mañana lo que debería suceder hoy, el otro guiado por una buena intención que produjo malos frutos conoce que el mal resultado de su buena acción no le es nocivo por mas que haya sido su destrucción, el que esta en el declive del arco conoce ahora el amor del cielo hacia un rey justo y lo manifiesta por el resplandor que lo rodea.

También se le dice que Dios abrió sus ojos a nuestra redención futura y le menciona a las tres mujeres que estaban junto a la rueda derecha del carro le bautizaron mas de mil años antes de que se instituyera el bautismo.

Canto XXI y XXII.- Séptimo cielo. El de saturno: Los contemplativos. Dante cada vez que ve el rostro de su amada lo ve mas bello, ella le explica que brillara mas su rostro cuando mas se ascienda por las gradas del eterno palacio. Después el observa una escala del color del pro y tan elevadas que no podrían sus ojos seguirla y por ahí bajaron muchos resplandores, el que se quedo cerca de ellos comenzó a resplandecer mucho y él pregunta ¿quién es? Y comienza a decirle que era Pedro Damián el cuenta su vida y se hace una crítica del lujo y malicia delos prelados.

Cuando su guía observó cien esferas tenía miedo preguntar cuando la mayor de las perlas se adelanto hacía Dante para detener su curiosidad, ella habla de la caridad y señala a unos fuegos que fueron hombres contemplativos es decir aquellos que abrazan aquel ardor que hace nacer las flores y frutos santos, Dante le pide ver su rostro descubierto pero el le explica que solo su deseo se realizará en la última esfera donde todos son perfectos, maduros y enteros. Se menciona la corrupción de los monasterios.

Canto XXIII al XXVII.- Octavo cielo. El de las estrellas fijas: Triunfo de CRISTO. Dante y Beatriz se encuentran en la legión del triunfo de Cristo y todo el fruto recogido de la rotación de estas esferas. Dante sigue maravillado con la belleza de Beatriz y no percibe el hermoso jardín que florece bajo los rayos de Cristo por lo cual ella le llama la atención así mismo Cristo y la Virgen María se remontan al Empíreo. Se le hace un examen de fe a Dante comenzando por preguntarle ¿que es la fe? Es la sustancia de las cosas que se esperan y el argumento de las que no aparecen a nuestra mente, pero él sigue preguntando ¿por qué la colocan entre las sustancias y no entre los argumentos? Porque las cosas que aquí se manifiestan claras y patentes en la creencia sobre que se funda la alta esperanza por eso se toma el nombre de sustancia. Dante sale bien de la prueba y es bendecido. Santiago apóstol examina a Dante sobre la esperanza, a lo que el contesta, La esperanza es una expectación cierta de la vida futura, producida por la gracia divina y los meritos anteriores. Hay una aprobación general y Dante trata de ver el cuerpo del santo ( San Juan ) lo que momentáneamente siega a Dante a pesar de que Beatriz esta a su lado.

Nuevamente es examinado pero ahora sobre la cavidad, recibe el aplauso de los elegidos y recobra la vista aquí encuentra a Adán dándose una explicación del porque fue desterrado no por comer la fruta del árbol prohibido si no por haber infringido la orden. Los bienaventurados cantan un himno, se menciona la corrupción general del hombre y sus causas.

Canto XXVIII y XXIX .- Noveno cielo o primer móvil. Dios y los ángeles. Menciona que simultáneamente fue creado y establecido el orden de las sustancias, el producido en acto puro están en la cima del mundo, y el inferior es destinado a la potencia pura y el medio unió a la potencia y acción, la causa del que mora ahí en el centro de la tierra fue el orgullo.

Canto XXX al XXXIII.- Décimo cielo o Empíreo: Dios, ángeles y bienaventurados.

Ha desaparecido el punto luminoso y los coros angélicos desisten de seguir cantando la belleza de Beatriz. Ya han salido del mayor de los cuerpos celestes para subir al cielo que es pura luz. Aquí el amor tranquiliza, Dante siente elevarse de un modo superior a sus fuerzas. Dante contempla la viva luz, y voltea a ver a su dama, pero en su lugar hay un anciano vestido como la familia gloriosa, el le indica que vea el tercer circulo a partir de la grada superior y ahí esta Beatriz que por su merito ha ocupado este trono. Dante la invoca pidiéndole le mantenga su alma sana, el anciano que es San Bernardo le dice que el lo llevara a feliz termino de su viaje, Dante ve como mil ángeles festejan , ve sonreír una beldad, el anciano explica la distribución de los elegidos en la Rosa, debajo de Maria se encuentran en el orden que forman los terceros puestos, Raquel, Beatriz, Sara, Rebeca, Judith y la bisabuela del cantor y desde la séptima grada para abajo se suceden las Hebreas, dividiendo las hojas de la flor y en la parte en que están provista de todas las hojas están los que creyeron en la venida de CRISTO y en los semicírculos interrumpidos por huecos, están los que creyeron en él después de haber venido y en los otros escaños inferiores que forman gran separación esta Juan siempre santo que sufrió la soledad y el martirio y debajo de el esta Francisco y debajo de éste Benito y otros varios y en la grada que corta por mitad ambas filas hasta bajo nadie se sienta por su propio merito porque son espíritus desprendidos de la tierra. Aquí en este reino los asientos no son dados por casualidad, tampoco cabe la tristeza la sed ni el hambre. Le dice que en los primeros siglos bastaba con tener la inocencia y la fe de los padres para salvarse. Maria es glorificada por Gabriel y los demás ángeles.

San Bernardo hace una plegaria a la Virgen para que Dante pueda contemplar el sumo placer, y su plegaria ha sido escuchada y Dante fija su mirada en la luz divina. Fin de la visión.

PERSONAJES

DANTE Personaje principal .- No se mencionan características físicas del personaje solo habla de las características espirituales donde él se presenta como hombre sabio de mediana edad que se deja guiar y aconsejar por sus diferentes guías a lo largo de la trama y en su época es un poeta muy reconocido y su trabajo es muy apreciado por los mejores poetas de su tiempo.

Virgilio Personaje secundario.- Es un espíritu en el cual Dante ve reflejado al maestro que lo llevo a la poesía, primer guía que tiene éste a lo largo de la obra al cual menciona como el símbolo de la razón.

Beatriz Personaje secundario.- Es un espíritu en el cual Dante ve reflejado el amor de su vida al cual describe como el símbolo de la fe.

San Bernardo.- Es el espíritu de un anciano vestido como la familia gloriosa que acompañara a Dante al termino de su viaje.

tierra (en latín).

La familia de Pascual Duarte

Camilo José Cela

Argumento:

La novela cuenta en forma de memorias la vida de Pascual Duarte, desde su nacimiento en un pequeño pueblo de Badajoz, hasta su muerte ejecutado en prisión. A lo largo de la historia se nos van narrando las más tremendas desgracias que el protagonista debe sufrir. Desgracias de cuna, de familia y de acto, que Pascual nunca es capaz de enderezar y que al contrario, como si de una tragedia griega se tratara, lo lleva inexorablemente de un destino desgraciado a otro peor si cabe.

Resumen:

Pascual Duarte, de limpioDonde el autor explica la historia, la trayectoria y los cambios que su libro sufrió desde que lo escribió y en las sucesivas ediciones. La primera fue de 1942 y éste texto fue escrito en 1960.

Nota del transcriptorDonde el transcriptor da cuenta del encuentro de este manuscrito, como lo ordenó pues era bastante ilegible y como cortó algunas partes que eran demasiado crudas, ya que la historia ofrece un modelo de conducta para no seguir.

Carta anunciando el envío del originalEscrita por Pascual Duarte desde la cárcel de Badajoz donde explica las razones y deseos que lo llevaron a escribir esta especie de memorias. Enviada al Señor don Joaquín Barrera López, amigo de don Jesús González de la Riva. Cláusula del testamento ológrafo otorgado por don Joaquín Barrera López, quién por morir sin descendencia legó sus bienes a las monjas del servicio doméstico.Donde don José da cuenta de su voluntad en trance de muerte de dar a las llamas el manuscrito titulado "Pascual Duarte" que se encuentra en el cajón de su escritorio "por disolvente y contrario a las buenas costumbres". Empieza el manuscrito de "Pascual Duarte" con una dedicatoria al conde de Torremejía, don Jesús González de la Riva, "quien al irlo a rematar el autor de este escrito, le llamó Pascualillo y sonreía".

Capítulo 1Empieza la narración de Pascual Duarte con una declaración contundente: "Yo, señor, no soy malo, aunque no me faltarían motivos para serlo." Cuenta que nació en un pueblo cerca de Almendralejo, provincia de Badajoz, y a continuación pasa a describirlo. Sus casas, la plaza donde se encuentra el Ayuntamiento y la casa de don Jesús, detrás de la plaza la parroquia con su campanario. Luego describe su casa, humilde, no muy limpia pero donde se podía vivir. Una cocina, dos habitaciones, la cuadra con un burro y un par de puercos y el corral. Por detrás pasaba un riachuelo medio seco donde Pascual de vez en cuando pesca anguilas. Pascual dice que sin embargo la pesca nunca le pareció pasatiempo de hombres y que por eso se dedicaba más a la caza. Cuenta que tenía una perrilla perdiguera que lo acompañaba. Al regresar se sentaba en una piedra muy cómoda y la perra se sentaba frente a él y lo miraba. Un día le pareció que tenía "la mirada de los confesores, escrutadora y fría" y entonces cogió la escopeta y le disparó.

Capítulo 2Pasa a narrarnos Pascual su niñez, de la cual dice no guardar precisamente buenos recuerdos. Su padre era un portugués grande, "áspero y brusco" que le pegaba a él y a su madre y que había estado preso por contrabandista. La madre que le devolvía las palizas al padre era flaca y "no tenía aspecto de buena salud", sucia, malhablada, borracha, "desabrida y violenta".Cuenta las peleas de los padres que no se llevaban nada bien y su corta experiencia escolar que abandona a los doce años sabiendo leer, escribir, sumar y restar.Siendo él de corta edad nació su hermana Rosario y aquí narra el duro parto y como su padre al nacer ésta, llamó a su mujer "bribona y zorra" y la golpeó, marchándose luego. Regresó dos días después, borracho y empezó a besar a su mujer y luego se fue a dormir.

Capítulo 3Cuenta la mala impresión que le dio al verla "pegajosa y colorada como un cangrejo", pues se la imaginaba de otra forma. Cómo su padre se pasaba horas viéndola con cara de enamorado y lo debilucha y esmirriada que se crió, pues su madre poco la podía alimentar. Luego se fue reponiendo poco a poco y al crecer dio muestras de ser "más avisada que un lagarto". Robaba, se aficionó a la bebida muy joven, servía de alcahueta y mandaba a todos en la casa. A los catorce años "arrambló con lo poco de valor que en nuestra choza había, y se marchó a Trujillo". Unas fiebres la devolvieron a la casa cinco meses después, pero cuando se repuso volvió a escapar, esta vez a Almendralejo. Allí conoció a Paco López, el Estirao, guapo que vivía de las mujeres que lo mantenían.Un día Pascual se lo encuentra cerca de la finca de los Jarales de don Jesús y el Estirao empieza a molestarlo con el tema de su hermana y le dice que si él fuera novio de su hermana lo mataría. Pascual lo deja ir, aunque dice que desde ese día tuvo una espina clavada en el costado. El Estirao molesta a la hermana después de pedirle dinero diciéndole que tiene un hermano que no es hombre ni es nada.

Capítulo 4A los quince años de nacer la niña viene al mundo el pobre Mario, cuando su madre ya debía de andar liada con el Sr. Rafael. Coincidió el parto con la muerte de su padre, encerrado en la alacena enfermo de rabia.El hermano murió antes de cumplir los diez años, no sin antes pasar por varias enfermedades y otras desdichas. Había nacido tonto y luego le sucedieron más desgracias. Un cochino le comió las orejas y el Sr. Rafael al recibir de su parte un mordisco le pateó las heridas. Pascual lo odia y también a su madre que en vez de ayudarlo se rió de él junto al Sr. Rafael; aunque luego, cuando éste se marchó, lo acunó en su regazo y le curó las heridas.Capítulo 5El hermano apareció al fin ahogado en una tinaja de aceite. Lo encontró su hermana Rosario. Cuenta Pascual el odio hacia su madre que le produjo el hecho de no verla llorar la muerte de su hijo.El entierro que ayudó a preparar el Sr. Rafael, con gran fingimiento según Pascual, "fue pobre y aburrido". Sin embargo allí se encuentra Lola, que "era por entonces medio novia mía". Cuenta Pascual que hasta ese día en su cabeza no albergó idea alguna de lujuria hacia Lola. Sin embargo en el entierro cuando las mujeres se arrodillaron vio las piernas de Lola y quedó como atontado. Luego no se dio cuenta cuando marcharon las mujeres y el Sr. Manuel, el cura. Queda solo con Lola y entre una discusión y un forcejeo en el suelo Pascual le dice que la quiere.

Capítulo 6Reflexiona Pascual desde su celda que lleva mucha desgracia contada pero piensa que las fuerzas le han de decaer cuando cuente lo que le queda, que es más desgraciado aún. Lo han trasladado a otra celda mejor, pues desde la ventana se ve un jardincillo y desde allí continúa con sus reflexiones. Afirmando que "en estos momentos tal tristeza me puebla y tal congoja, que por asegurarle estoy que mi arrepentimiento no menor debe ser que el de un santo".

Capítulo 7Continúa con la narración de sus relaciones con Lola que "siguieron por los derroteros que a usted no se le ocultarán". A los cinco meses del entierro de su hermano Lola le anunció que estaba preñada. Después de conversar un rato y reafirmar su amor, Pascual concluyó que se van a casar. Lo anuncia a la madre de Lola, ésta acepta y esa noche es invitado a que duerma en la casa con su hija. A la mañana siguiente Pascual se acercó a la sacristía para poner al corriente de todo a Don Manuel. Éste muestra su aceptación y le pide que se confiese.

Capítulo 8Al cabo de un mes se casan. En la boda gastó Pascual los ahorrillos que tenía. Cuando acabó la función dieron de comer y beber a los invitados en su casa y luego de esto Pascual tomó a su mujer, la subió en la yegua y la llevó hasta Mérida donde pasaron tres días, "quizás los tres días más felices de mi vida".Al entrar a Mérida atropellan a una anciana con la yegüa. Pascual la socorre y le da un real, pero a los tres días los visita en su guarida de enamorados la guardia civil, avisados por los parientes de la atropellada. Pascual debe darle al nieto de la señora seis pesetas y así éste se marcha y también los civiles. Después de aquello dice Pascual que fue el primer momento que notó el embarazo de Lola.Al regresar al pueblo todos los reciben y Pascual marcha a la taberna con sus amigos, después de mandar a Lola a su casa para que salude a sus amigas y lo espere. En la taberna cantan y beben, pero en medio de la juerga un tal Zacarías cuenta un sucedido de un palomo ladrón; Pascual se lo toma como personal, riñen y le arrea a Zacarías tres navajazos. Salen los hombres con el herido hacia la botica de don Raimundo.

Capítulo 9Vuelve a casa Pascual acompañado de sus amigos más íntimos. Atraviesan el cementerio entre conversaciones lúgubres y al llegar a la casa le asombra a Pascual el silencio que reina en ella. La señora Engracia en la puerta le anuncia que no pase pues su mujer ha sufrido un aborto. La yegüa la descabalgó. Pascual se dirige a la cuadra y mata al animal a cuchilladas.

Capítulo 10Cuenta como a consecuencia de aquel accidente quedó " como anonadado y hundido en las más negras imaginaciones". Al año quedó Lola de nuevo en cinta y los mismos desasosiegos de la primera vez lo acometen. El ambiente en casa entre su madre, su esposa y él se vuelve tenso. La idea de que su mujer pudiese volver a abortar lo sacaba de quicio. Al octavo mes y como todo pareciese ir bien Pascual promete enmendarse en la vida si todo sale bien.El parto tiene lugar y llaman al hijo Pascual a instancias de la madre. Pascual no cabía en sí de contento y al poco tiempo, por ser su mujer fuerte, se recupera. Pasan los días entre la alegría y el miedo a que de nuevo le pase algo al recién nacido. Pascual ante los comentarios de su mujer y su gozar en la contemplación del hijo empieza a pensar que esto no durará mucho. "Siempre tuve muy buen ojo para la desgracia".Un día oyen al bebé quejarse desde su lecho. Once meses pasaron desde su nacimiento y un mal aire se lo llevó.

Capítulo 11Se lamenta de nuevo Pascual del castigo que Dios le impuso y de la desgracia que le cercó y siempre le acompañó. Recuerda la desdicha que sintió el día del aborto y las puñaladas de Zacarías, pero no sabía lo que todavía le esperaba. Desde ese momento la compañía de las tres mujeres; su mujer, su madre y su hermana, sobre las que tantas esperanzas había puesto; se volvió insoportable. Los comentarios sobre la muerte del niño lo van sacando poco a poco de quicio.

Capítulo 12Los reproches continuos de la madre y la actitud de la esposa siguieron enloqueciendo poco a poco a Pascual. Solo se siente cercano ahora a su hermana y en su cabeza va surgiendo el odio y la fantasía de matar a su madre. Sin embargo antes de hacerlo decidió huir del pueblo lo más lejos posible.

Capítulo 13Pascual nos pone al corriente de que lleva un mes sin escribir, entregado a meditaciones sobre su vida, dice que esos treinta días han sido un tiempo feliz, más en el que no ha dejado de pensar en el pasado vivido bajo el estigma del pecado y como eso ha de llevarlo al infierno.Cuenta como vino un padre a visitarlo y se confesó y luego éste le dio su bendición. Después de esto pasa una noche sin dormir y se lamenta cuando se le plantea la posibilidad de que el tiempo se le acorte y no pueda acabar estas memorias. Piensa también que no debe ser pecado "contar barbaridades de las que uno está arrepentido", el clérigo le dijo que lo hiciera si esto lo consolaba, y dice que cosa muy diferente haría si pudiera regresar al pasado.Con estas reflexiones se dispone a continuar sus memorias.

Capítulo 14Continúa su narración con los preparativos de su huida. Cruzó el campo escondiéndose por que allí todavía lo pueden reconocer. Alcanzó el tren en Don Benito y pidió un pasaje a Madrid. Llegó allí avisado de la mucha picaresca que reina en la ciudad, durmió en la estación de trenes y al amanecer fue a calentarse con un grupo de obreros. Después de ganarse su confianza invitándolos a un café con leche se alojó en casa de uno de ellos. A las dos semanas emprendió viaje hacia la Coruña porque le dijeron que era el lugar de paso de los barcos que van a las Américas. Sin embargo pronto se dio cuenta de que el dinero que traía no ha de ser suficiente para pagar su viaje. Allí realizó trabajos de todo tipo con tal de no volver a su pueblo. Pero al cabo de dos años le entró la morriña, como decían en la Coruña, y decidió regresar a su casa donde le pareció que le recibirían sin rencor.

Capítulo 15Al cabo de siete días de su regreso entabló una conversación con su mujer que le preguntó si lo había recibido muy fría y que dos años eran mucho tiempo. Finalmente le contó que estaba embarazada. Pascual le preguntó que quién era el padre y ella hizo todo lo posible por evitar contestarle, pues tiene miedo de sus represalias. Pascual le propuso abortar, pero Lola se negó en rotundo, le daba miedo otro aborto. Él continuó preguntando quién era el padre y le prometió no hacerle nada. Entonces fue cuando Lola le contó que había sido el Estirao y en ese momento cayó muerta.

Capítulo 16Un gran odio invadió entonces a Pascual y salió a buscar "al asesino de mi mujer, al deshonrador de mi hermana, al hombre que más hiel llevó a mis pechos". Pero el Estirao no apareció y entonces la Rosario se fue con él, lo cuidó y fue pasando el tiempo cerrando la herida de la pérdida de Lola. Sin embargo un día en la taberna el señorito Sebastián le dijo que el Estirao andaba por el pueblo. Todos los males se resucitaron. Salió entonces corriendo para su casa y al llegar le preguntó a Rosario si había visto al Estirao. Ella le dijo que no sabía nada, pero al rato había de llegar hasta la puerta de su casa el susodicho Paco el Estirao. Éste venía por supuesto a llevarse a la Rosario. Discutieron acaloradamente, el Estirao insistía en llevarse a la Rosario y de nuevo puso en duda la hombría de Pascual, a lo cual éste contestó con un fuerte golpe con una silla que le quebró los huesos de la espalda a Paco. Lo dejó al borde del camino diciéndole que no lo mataba porque se lo había prometido a su mujer. Entonces Paco dijo que eso significaba que ella sí lo quería. Siendo esto ya demasiada impertinencia para Pascual acaba por rematarlo.

Capítulo 17Pascual pasó entonces tres años en el penal, de donde lo soltaron por buena conducta. Sin embargo ahora reflexionando sobre ello piensa que el hacer el bien tampoco en este caso le sirvió de nada, pues al liberarlo nuevas desgracias le acecharon y más le hubiera valido hacer el mal para que no lo dejaran salir de prisión en muchos años. Cuenta como se acuerda del director del penal, el Sr. Conrado y como lo llamó a su despacho para anunciarle su libertad y despedirlo. Como llegó en tren a su pueblo y vio al señor Gregorio, el jefe de estación, que al verlo no le hizo mucho caso, lo cual le dolió bastante. Como atravesó el pueblo pasando por el cementerio que tantos recuerdos le traía de su padre, su esposa, sus hijos y el Estirao y los escalofríos que esto le produjo. Llegó por fin a su casa y al llamar su madre le preguntó que quién era, qué quería y Pascual contestó que era él, que quería entrar, dándose cuenta inmediatamente de que tal vez ella hubiera preferido no verlo, con lo que viejos odios volvieron a su mente. Su madre le comunicó entonces que la Rosario no estaba pues había vuelto a Almendralejo liada con alguien, que de vez en cuando les había faltado de comer, que la Rosario siempre estaba hablando de él y que iba seguido al pueblo pues también andaba liada con el señorito Sebastián. Pascual se sintió morir en ese momento y deseó haberse quedado en el penal.

Capítulo 18 La Rosario fue a verlo en cuanto se enteró de que había vuelto, él se alegró de recibir de nuevo el cariño de su hermana y para su sorpresa ella le tiene preparada una novia, Esperanza, la sobrina de la señora Engracia, que según su hermana ya lo quería antes de que él se casara. Ésta era una buena moza, "muy religiosa y como dada a la mística", finalmente llegó a ser su segunda esposa y cuando entró en su casa implantó un orden como allí nunca se había visto. Pascual en ese momento junto a su nueva mujer piensa en que todavía es joven y tiene que pensar en rehacer su vida.

Capítulo 19Llevaban dos meses casados cuando Pascual vuelve a sentir las malas artes de su madre, sus comentarios desdeñosos y su malquerer por la Esperanza. Él siente que han de poner tierra por en medio, piensa en dejar el pueblo y marchar a otro lado, pero lo va aplazando y poco a poco lo va cercando la idea de la muerte. "El día que decidí hacer uso del hierro tan agobiado estaba, tan cierto de que al mal había que sangrarlo, que no sobresaltó ni un ápice mis pulmones la idea de la muerte de mi madre." Pasó horas y días envalentonándose, afilando su cuchillo y cuando por fin se decidió le pareció que su mujer le notaba algo. Le dio un beso que no sabía que había de ser el último que le daría. Pasó horas al lado del lecho de su madre, "como la imagen del crimen...", y ya estaba a punto de decidir que no podía matarla cuando su madre despertó. Él se abalanzó sobre ella y tras una lucha terrible, "fue la lucha más terrible que usted se puede imaginar", acabó asesinándola y huyendo al campo.

Otra nota del transcriptorDonde se nos anuncia que hasta aquí las cuartillas de Pascual Duarte. Que el transcriptor tuvo permiso para buscar en la farmacia de Almendralejo del licenciado Bonilla pero no encontró nada más. Por tanto no hay más noticias de los últimos años de la vida de Pascual Duarte. Todo parece indicar que volvió al penal donde estuvo hasta el año 35 o 36 y que lo soltaron antes de la guerra. No se sabe nada de su actuación durante los quince días de revolución que pasaron por su pueblo, excepto del asesinato del señor González de la Riva. Solamente nos cuenta el transcriptor que se dirigió por carta a un capellán y un guardia civil que estuvieron cerca del criminal cuando éste pagó deudas con la justicia. A continuación adjunta las dos cartas, de las que se deduce que su muerte "fue completamente corriente" y que aunque al principio soltó un "¡Hágase la voluntad del señor!", que a todos sorprendió por su entereza, finalmente perdió la compostura y acabó muriendo entre gritos y sollozos, "demostrando a todos su miedo a la muerte".

Personajes:

Pascual Duarte: Es el protagonista total de la narración, sus memorias, que él mismo va escribiendo desde su celda. Personaje arquetípico de un tipo de campesino que representa la barbarie ancestral de una tierra marcada por el odio y la violencia.

Su padre: Hombre portugués, violento y fuerte, borracho y contrabandista que muere de rabia al mismo tiempo que nace el segundo hermano de Pascual.

Su madre: Otro personaje marcado por el odio y la degradación, que nunca hará más agradable la vida de su hijo y que finalmente morirá a manos de la semilla que ella misma engendró.

La Rosario: Hermana de Pascual. Otro personaje pendenciero y desgraciado al que la vida tampoco le depara grandes delicias. Sin embargo parece profesar un gran cariño por su hermano, cosa que éste agradece a su manera asesinando a su amante.

La Lola: Primera mujer de Pascual y la mujer que le hizo pasar los tres días más felices de su vida. Le da dos hijos que no llegan a cumplir un año y muere finalmente embarazada del amante de Rosario.

Paco el Estirao: Guapo que vive a costa de las mujeres que lo mantienen. La Rosario es una de ellas. Le une a Pascual una antigua rencilla que él se cobrará más tarde asesinándolo.

La fiesta del Chivo

Mario Vargas Llosa

INTRODUCCIÓN

En la Fiesta del Chivo se presenta un doble retorno narrado en tres historias que se entrelazan magistralmente entre sí. Mientras Urania visita a su padre en Santo Domingo, después de haber estado ausente por 35 años, regresamos a 1961, cuando la capital dominicana era dominada por Trujillo: por un lado observamos de cerca el mundo del dictador apodado el Chivo y por el otro, las experiencias y vivencias de un grupo de inconformes con el régimen dictatorial que decidieron tomar justicia en sus manos.

RESUMEN

Capítulo I

Urania Cabral, hija de un ex funcionario del gobierno de Trujillo en la República Dominicana, decide ir a su país natal después de haber estado ausente por 35 años. Ella tenía tan solo catorce años cuando se fue a los Estados Unidos a estudiar y ahora tenía 49 años. Urania es una mujer muy activa que se mantuvo y se mantiene ocupada todo el tiempo con los casos legales que atiende en un buffete de abogados en Nueva York, para mantener su mente ocupada y no recordar su pasado. Su padre era el senador y presidente del Senado, Agustín Cabral a quien comúnmente llamaban Cerebrito Cabral y ahora estaba por cumplir 84 años de edad. Mientras camina por las calles de Santo Domingo, rumbo a casa de su padre, a quien no ha visto en todo ese tiempo y ha roto total relación con él desde entonces, recuerda su infancia, cuando estudiaba en la escuela de monjas de Santo Domingo y era una muchacha muy aplicada.

Capítulo II

El dictador Trujillo, quien gobernó en República Dominicana por 31 años y cuyo mandato es conocido como la era de Trujillo, era un hombre cuya mirada podía atravesar e intimidar a cualquiera, de carácter fuerte y con liderazgo tiránico, obsesivo con la limpieza personal: el cuidado del cuerpo y el atuendo eran su religión a conciencia y todos sus subordinados debían seguir este riguroso régimen. Algunas cosas destacadas de su gobierno: sus hermanos tenían puestos en el gobierno; Ciudad Trujillo era el nombre de la capital durante su mandato; tenía graves problemas con la Iglesia después de un levantamiento que surgió el 14 de junio de 1959. Ya Perón le habría advertido que debía temerle a la Iglesia y mejorar sus relaciones con ésta, pues lo sacarían del poder, así como a él. República Dominicana tenía varias sanciones económicas por parte de la OEA, dado que era un país con un régimen dictatorial, que no respetaba los derechos humanos, la democracia y la libertad de expresión. Aquellos que estuvieran en contra del régimen, eran perseguidos, torturados, desaparecidos o asesinados por Johny Abbes, director del Servicio de Inteligencia Militar (SIM) y despiadado torturador y perseguidor durante la era de Trujillo. Johny Abbes existía para cubrir la maldad del Generalísimo, pues era él quien ejecutaba los trabajos sucios bajo las órdenes de su Excelencia.

Capítulo III

El martes 30 de mayo de 1961, Salvador Estrella Sadhalá, alias el Turco, Amadito, Antonio de la Maza y Antonio Imbert esperaban el coche en donde venía Trujillo para emboscarlo y asesinar al tirano, al Chivo. El Turco, pese a ser católico convencido y dedicado, justificaba sus intenciones homicidas como un tiranicidio, el cual, según un obispo italiano, basándose en Santo Tomás de Aquino, permitía el tiranicidio cuando la persona en cuestión, era la Bestia misma que sometía a un pueblo entero. El turco apoyaba al grupo subversivo del 14 de junio. Por su parte, Amadito era militar del gobierno del ejército del Generalísimo, del Benefactor (Trujillo). Amadito tenía razones de sobra para querer asesinar a Trujillo. En una ocasión conoció una muchacha, Lucía Gil, de la cual se enamoró y deseaba casarse con ella, sin embargo, sus superiores no le dieron autorización para hacerlo porque el hermano de ella había participado en el grupo del 14 de junio, así que el mismo Trujillo le advirtió que no podían unirse amigos con enemigos. Amadito, convencido de las palabras del Benefactor, acató sus órdenes. Ese mismo día, Amadito fue a casa del Turco para contarle lo que le ocurrió después de su cita con el Generalísimo. Primero lo habían ascendido a teniente, después, lo llevaron a tomar unas copas y conoció a Johny Abbes García y algunos más del SIM. Posteriormente, se subió a un jeep que llevaba un prisionero. A Amadito le pidieron que lo ejecutara, y con disgusto y compasión, acató la orden de Abbes, quien le dijo, después de haber echado el cadáver a los tiburones, que la persona que había matado era el hermano de Lucía. Desde entonces, Amadito tiene irrefrenables deseos de asesinar a Trujillo, quien lo despojó de toda dignidad y valores.

Capítulo IV

Urania sube a ver a su padre, quien está bastante viejo, encogido y sin dientes. No puede hablar a raíz de la embolia que sufrió hace varios años, pero entiende y escucha todo con claridad. Una enfermera, pagada por Urania, lo cuida todo el día. Urania, inmediatamente comienza a recriminarle cosas de la Era de Trujillo, le recuerda cuando estuvo trabajando con el Jefe y cuando éste, por alguna extraña razón que nunca conoció, lo sacó de su gabinete y se convirtió en apestado. Cuánto sufrió el senador Cabral y cuánto hizo para recuperar, como fuera, la confianza del Jefe, él, quien había trabajado toda su vida para Trujillo, estaba desamparado. Urania le recrimina haber sido un perro fiel de Trujillo, asimismo le preguntaba a su padre si el Jefe se había acostado con su madre, así como lo hacía con las mujeres de muchos servidores suyos: le recuerda el caso de la esposa de Froilán, ex Secretario de Relaciones Exteriores y vecino de los Cabral, quien recibía visitas constantes del Generalísimo para tener relaciones con su esposa a expensas de que el mismo Froilán complaciera los deseos de Trujillo.

Capítulo V

Johny Abbes, un sapo en cuerpo y alma, pero con una inteligencia sagaz y una capacidad extraordinaria para inventarse las torturas más crueles, comenzó a trabajar con Trujillo después de que estuvo un tiempo en México como espía bajo la fachada de estudiante. Navajita era el antiguo director del SIM, pero cuando Trujillo conoció los métodos, gustos y crueldad de Abbes, lo nombró director del SIM. Abbes le era completamente fiel al Generalísimo, lo protegía y capturaba, asesinaba o desaparecía a todo aquel que estuviera en contra del Jefe. Ambos discutían en la oficina de Trujillo el futuro de los obispos que estaban provocando revueltas, las medidas a tomar: eliminarlos o deportarlos, tal y como lo hizo Fidel. Trujillo decide esperar antes de tomar acciones en contra de la Iglesia. Asimismo, discuten sobre la seguridad del Jefe, creen que hay una conspiración en su contra para matarlo, pero pese a ello, Trujillo no desea aumentar los dispositivos de seguridad. Trujillo pensaba que si alguien lo mataba, sería alguien de la familia, algún militar allegado, gente de confianza.

Abbes se casó por gratitud con Lupita, una secretaria mexicana, fea y marimacha. Ella le salvó la vida y juntos tenían los mismos gustos sanguinarios y se acompañaban bien, pues juntos sobrellevaban la sangre derramada. Johny Abbes libraba al régimen de sus enemigos, pues se las ingeniaba para trabar contactos, con ciudades que apenas conocía y con bajos fondos, pero el utilizaba pistoleros, matones, traficantes, cuchilleros, prostitutas, cafiches, ladronzuelos, que siempre intervenían en esas operaciones de nota roja, que hacía las delicias de la prensa sensacionalista.

Capítulo VI

Un volkswagen, auto utilizado por los caliés (policías) del SIM, se acercó a la camioneta Chevrolet en donde iban los conspiradores contra el Benefactor. Afortunadamente éste, pertenecía a Miguel Ángel Báez Díaz, otro colaborador de Trujillo que también estaba involucrado en la conjura, quien les avisaba que el Chivo no tardaría en pasar por allí rumbo a su hacienda en San Cristóbal.

Entre todos, Antonio de la Maza era el más afectado por Trujillo, pues le destruyó su honor, su dignidad, sus sueños, su familia, su salud, su voluntad, todo. Él se había jurado a sí mismo, hacía 4 años, matar a Trujillo por haber asesinado a su hermano menor Tavito. Tavito era trujillista, estuvo en la escuela de aviación y Trujillo siempre le había hecho favores cuando estaba en aprietos. Lo que llevó a Tavito a la muerte fue el asesinato de un escritor republicano español, Jesús de Galíndez, quien fue secuestrado en Nueva York y enviado en un avión a República Dominicana por escribir en contra del régimen trujillista.

Tavito estuvo encargado de llevarlo a casa del mismo Trujillo, él no sabía a quién llevaba, sólo acataba órdenes. Los problemas surgieron porque Jesús de Galíndez resultó ser ciudadano norteamericano y agente de la CIA, lo cual implicaba gravemente a Trujillo por haberlo secuestrado, así que éste, para librarse del asunto, mandó matar a Murphy, el piloto estadounidense que llevaba a Galíndez y gran amigo de Tavito, y posteriormente, mandó matar a Tavito, haciéndolo parecer un suicidio y a quien inculpó del asesinato de Murphy basándose en un escándalo homosexual. Trujillo hizo llamar a Antonio de la Maza para limpiarse de cualquier responsabilidad por la muerte de su hermano, prometiéndole que investigaría el caso hasta sus últimas consecuencias, asimismo, le ofreció la construcción de una carretera. Antonio deseaba asesinar a Trujillo en ese instante, pero no pudo hacerlo y todo pareció como si éste hubiera vendido la vida de su hermano y la suya. Desde entonces, Antonio no tiene paz, sufre de una úlcera y anhela acribillar al Jefe.

En el complot habían muchas personas involucradas, sólo Antonio de la Maza conocía la identidad de todas ellas y sus relaciones, entre ellos: Juan Tomás Díaz, ex secretario de Trabajo de Trujillo, los gringos y la CIA, el propio presidente fantoche Balaguer, Pupa Román, jefe de las Fuerzas Armadas, y muchos más. Antonio llevaba consigo un veneno por si algo fallaba en el plan, no sería capturado con vida y moriría peleando.

Capítulo VII

Urania, en compañía de su padre, continúa con su monólogo recriminador. Ahora le recuerda a los hijos de Trujillo: el galán de Ramfis, el mayor y primogénito, de quien se esperaba que fuera el sucesor de su padre, pero no fue más que un mujeriego, desequilibrado y gastador; Radhamés, el más feo y tonto y Angelita. De Ramfis recuerda el escándalo en torno a la violación de Rosita Pedomero, hija de una familia trujillista, a quien Ramfis y sus amigos violaron y casi matan. A raíz de este suceso, fue enviado a Kansas City para estudiar en una Escuela Militar, la cual no le sirvió de mucho, pues Ramfis continuaba con sus aventuras y derrochaba el dinero a tal grado, que los Estados Unidos dejaron de ayudar a la República Dominicana argumentando que el hijo del Generalísimo gastaba la misma cantidad que enviaban para el país en abrigos de pieles y caprichos de las actrices de Hollywood. Así surgió una fuerte discordia entre estas dos naciones, que se arreglaron, finalmente, gracias a Cerebrito Cabral.

Ramfis murió en Madrid en un accidente automovilístico, aunque existen fuentes que creen que fue provocado por la CIA. Radhamés, no se sabe bien cuál fue su verdadero fin, pero creen que fue asesinado por la mafia colombiana o que la DEA lo salvó de la mafia porque era su informante y le cambiaron el rostro.

Angelita estaba actualmente en Miami, profesando arduamente una religión New Born Christian; y la Prestante Dama, viuda de Trujillo, murió en Panamá llevándose a la tumba los números de las cuentas en Suiza porque perdió la memoria.

Capítulo VIII

Henry Chirinos, Ministro de Gobierno de Trujillo, un hombre bastante gordo, borracho pero fiel sirviente del Jefe, le recomienda a Su Excelencia, que dadas las restricciones económicas impuestas por los gringos, el país estaba a punto de quedar en bancarrota y para evitarlo era necesario pasar al Estado las empresas privadas. Trujillo se niegó, pues pese a haber sido un dictador, su intención no era robarle al país, sino hacerlo mejor y la propuesta de Chirinos provocaría la fuga de capitales por funcionarios corruptos. A Trujillo le importaba más ser el todopoderoso que el dinero y se molestaba mucho cuando se enteraba que las lacras de sus hijos o la avara de su esposa hacían grandes transferencias de dinero al extranjero. El Jefe amaba su país y no deseaba irse nunca de allí, exiliado, como lo hizo Perón. Él moriría allí. Durante su gobierno, todos tenían trabajo, había fundado empresas y negocios para dar trabajo y hacer progresar al país, para contar con recursos y regalar a diestra y siniestra, y así tener contentos a los dominicanos.

Capítulo IX

Los conspiradores continúan esperando a Trujillo en la carretera y entre tanto, Antonio Imbert, quien trabajaba en un negocio de la familia Trujillo, hace un recuento de las causas por las cuales quiere asesinar al Chivo, entre ellas, el encarcelamiento injusto de su hermano Segundo, quien todavía permanece custiodado, así como el asesinato de las hermanas Maribal, a quienes no conocía en persona, pero dado que ellas eran subversivas al gobierno trujillista, fueron asesinadas cuando regresaban de ver a sus esposos de la cárcel.

Las expectativas al eliminar a Trujillo eran muy altas, pensaban que todo marcharía sobre ruedas, pues el general José René Román, jefe de las Fuerzas Armadas, llevaría a cabo un Golpe de Estado en cuanto viera el cadáver del Chivo. Creían que el pueblo se echaría a las calles a matar calies, dichosos de haber alcanzado su libertad. El principal objetivo, era liberar al país, después de las redadas masivas de enero de 1960, en que cayeron tantos jóvenes del Movimiento del 14 de junio, entre ellas las hermanas Maribal y sus esposos. La ruptura de Trujillo con su antiguo cómplice, la Iglesia católica a partir de la Carta Pastoral de los obispos denunciando a la dictadura. El atentado contra el Presidente Betancourt de Venezuela en junio de 1960, que movilizó contra Trujillo a tantos países, incluido su gran aliado de siempre, los Estados Unidos, que, el 6 de agosto de 1960, en la Conferencia de Costa Rica, votaron a favor de las sanciones económicas. Hacía 25 años todos creían en el Chivo el salvador de la Patria, el que acabó con las guerras de caudillos, con el peligro de una nueva invasión haitiana, el que puso fin a la dependencia humillante de los Estados Unidos y que, a las buenas o a las malas, llevó al gobierno a las cabezas del país. Ahora era distinto, la gente ya sabía que estaban bajo un régimen dictatorial y corrupto, pues Trujillo les había arrebatado el libre albedrío a todos hace ya 31 años.

Capítulo X

La prima de Urania, Lucinda, fue a casa de su tío y se alegró mucho de ver a Urania. Después de 35 años de no haberla visto, estaba muy sorprendida y le reprochaba el no haber escrito nunca. En esos momentos, Urania recuerda cuando fue enviada con beca a Adrian, Estados Unidos, a una escuela de monjas poco antes del asesinato de Trujillo, y a la única persona que escribía era a sister Mary, quien le ayudó a conseguir la beca y conoció su secreto. También recuerda lo mucho que estudiaba para poder olvidar y el témpano de hielo que representaba su carácter. Lucinda le contó a Urania que tras la muerte del Chivo, Abbes encarceló a su padre creyendo que él había conspirado, junto con Antonio de la Maza y compañía, pero el senador Cabral amaba e idolatraba el régimen trujillista, por ello, cuando fue excluido del grupo, Cerebrito sufrió mucho. Estuvo encarcelado hasta que Balaguer decidió sacarlo ofreciéndole un puestesillo. Su fortuna desapareció rápido, abrieron varios juicios en su contra por haber sido colaborador de Trujillo, pero nunca lo hallaron culpable. Si no fuera por la pensión que urania enviaba, hubiera tenido que vivir en un asilo de ancianos. Por su aprte, Urania estudió en harvard derecho y después trabajó para el Banco Mundial. Rechazó una propuesta de matrimonio de un colega suyo y actualmente era soltera, pues a Urania le molestaban los hombres.

Lucinda invita a Urania a cenar a la casa con su tía Adelina, su hermana Manolita y su sobrina Marianita.

Capítulo XI

En una reunión social con el Generalísimo, asistieron Simon Gittleman y su esposa Dorothy, un ex marine que vive en Ciudad Trujillo y es gran amigo del Jefe. Allí comentaron que Cerebrito Cabral había caído de la gracia del Benefactor porque éste estaba poniendo a prueba su fidelidad y entrega, así como para probarle que todo lo que tenía y todo lo que era se lo debía a Él. Esto se lo hacía con frecuencia a sus colaboradores, pues desconfiaba de todos, pero después, los volvía a cobijar.

Simon Gittleman le pregunta a Trujillo cuál ha sido el mayor reto de su gobierno, éste contesta que fue la invasión haitiana, la matanza injusta y cruel de muchos haitianos para salvar a la República Dominicana de los negros.

Capítulo XII

Mientras espera a que pase el coche de Trujillo, Salvador Estrella Sadhalá, alias el Turco, medita acerca de sus razones para asesinar a Trujillo. Salvador era de origen libanés pero devoto católico y estaba muy molesto por los ataques y hostigamiento del régimen en contra de la Iglesia católica, en especial, en contra de los dos obispos extranjeros, quienes se vieron obligados a ocultarse en el convento de monjas de Santo Domingo para protegerse de los constantes acosos de Abbes. Cuando Salvador manifestó su odio por Trujillo, uno de los curas lo llevó con el obispo italiano que le enseñó una cita de Santo Tomás de Aquino, avalando el tiranicidio.

Por fin pasó el coche de Trujillo y la persecución inició. Los conspiradores iban en un coche veloz, adquirido especialmente para este día. Los que interceptarían el coche del Chivo no lo hicieron, pero éstos después pasaron en donde se daba la balacera, y en la confusión de que podían ser calies, les dispararon a sus hombres, hiriendo a Pedro Livio. El Chivo había muerto, lo habían logrado y ahora tenían que ir con Pupo Román para que iniciara el Golpe.

Capítulo XIII

En casa de la tía Adelina, no faltaron los reproches para Urania. Recordaron cuando comenzó al desgracia de su padre. Una mañana, salió en el periódico una carta en contra de Cerebrito Cabral, denunciando desvío de fondos públicos cuando éste era Ministro de Obras Públicas. Cerebrito no comprendía por qué lo inculpaban y creía que podrían ser Chirinos o Abbes, los que conspiraban en su contra. Los calies lo seguían por todas partes, sus cuentas bancarias fueron congeladas y nadie lo recibía porque era un apestado. La única esperanza que le quedaba para socavar dicha situación era hablar con uno de los mejores amigos de Trujillo, Manuel Alfonso, un ex modelo de Colgate que vestía a la moda al Jefe y le llevaba mujeres para el placer del Benefactor.

La tía Adelina le reprocha a Urania haber abandonado a su padre, sin escribirle una sola carta o venir a visitarlo aún cuando enfermó gravemente. Urania sólo dice que su padre era un hombre malo y que el dinero que le envió para sus estudios, lo hizo para tratar de comprarla.

Capítulo XIV

Trujillo fue a ver a su presidente fantoche, el doctor Balaguer para preguntarle por qué había dejado salir a Urania Cabral del país, pero Balaguer asumió que ella tenía permiso de hacerlo cuando Trujillo no contestó su memorándum avisando la salida de la hija de Cerebrito. Balaguer era doctor en letras, hombre culto, instruido, con tono de docente y palabras letradas en sus discursos. Para Trujillo, él siempre fue el colaborador más misterioso, pues pese a que el Benefactor tenía un sentido agudo para descubrir las intenciones y ambiciones de los demás, Balaguer parecía no sentir nada de ello: no tenía mujer, amante, hijos, ahorros; había trabajado en los puestos que Trujillo le asignaba pero sin mayor ambición. Tenía fama de ser católico, y dado su comportamiento sencillo, parecía beato culto, pero Balaguer no tenía vocación para ser sacerdote, sino político. Siempre estuvo al lado de Trujillo y es el colaborador en quien más ha confiado, por ello es el Presidente fantoche. En su reunión, Trujillo le consulta acerca de las relaciones con la Iglesia y si éstas parecen mejorar, asimismo le pregunta si sabe algo acerca de una nueva conspiración para asesinarlo, pero Trujillo no puede desconfiar de los ojos amables y fieles de Balaguer.

Capítulo XV

Pedro Livio, uno más de los conspiradores, quien iba en otro coche que interceptaría al del Chivo, resultó herido por error durante la balacera. Cuando todo terminó, pusieron el cadáver de Trujillo en la cajuela y a Pedro Livio lo subieron al coche para llevarlo con un doctor en casa de Juan Tomás Díaz. Dada su grave condición, lo llevaron al hospital. Después de poco tiempo, apareció Johny Abbes, quien interrogaba al herido a base de apagar cigarrillo en su cara para averiguar quienes estaban involucrados en el complot. Pedro Livio denunció a Antonio Imbert, Antonio de la Maza, a Pupo Román y al propio Balaguer. Esto desconcertó en sobremedida a Abbes y a los calies presentes. El jefe del SIM ordenó cerrar las carreteras e iniciar la cacería de traidores. Asimismo, Abbes deseaba saber el paradero del cuerpo de Trujillo y Livio le indicó que lo llevaban para enseñárselo a Pupo Román. Pedro Livio sintió que moría y quedó en coma. Abbes ordenó a los doctores que lo mantuvieran vivo.

Capítulo XVI

Urania continúa relatando la razón por la cual ha dicho que su padre es un hombre malvado y vil. Cuando Cerebrito Cabral se entrevistó con Manuel Alfonso, el amigo entrañable de Trujillo, le dijo que hablaría con el Jefe de su caso. Después de haber hablado con el Generalísimo, Manuel Alfonso fue a casa de Cerebrito para contarle sobre su entrevista, y al ver a Urania se le ocurrió que ella podría acostarse con Trujillo, como ofrecimiento de su ser más preciado al Benefactor para que éste lo perdonara y comprendiera, con este acto de generosidad y entrega, la lealtad que le tiene y ha tenido siempre.

Al día siguiente, el padre de Urania le propuso a su hija asistir a una “fiesta” al rancho de Trujillo en San Cristóbal, y Urania, quien confiaba ciegamente en su padre, creyó que accediendo, sería la mejor manera de ayudar a su pobre padre de la desgracia.

Capítulo XVII

Cuando llevaron a Pedro Livio al hospital, Amadito, el Turco y Antonio Imbert fueron con un tío de este último para atender las heridas que habían recibido a raíz de la balacera. Amadito tenía el tobillo destrozado y se refugió en una pequeña finca, propiedad de un amigo del doctor Barreras, quien los atendió. Permaneció allí 3 días aislado y sin noticias. El día que Toño Sánchez, su protector, le llevó comida, le comentó las nuevas malas: buscaban a los implicados por todas partes, Pedro livio estaba preso y los había delatado. Toño transportó clandestinamente a Amadito para llevarlo a casa de una tía, pero al poco tiempo de haber llegado, fueron delatados y la casa estaba rodeada por calies. Amadito, quien no se había sentido tranquilo desde el día en que lo obligaron a matar al hermano de Luisa hasta el día en que mató a Trujillo, salió con una pistola en la mano y comenzó a disparar. Su cuerpo fue acribillado y expuesto en la plaza, mientras que su tía, también fue asesinada y los calies saquearon y destruyeron toda su casa.

Capítulo XVIII

La noche en que iban a matar a Trujillo, éste se dirigía a su casa en San Cristóbal para encontrarse con una muchacha de 17 años, Yolanda Esterel. Trujillo estaba muy ansioso por llegar allá, pues durante el día había tenido varios sucesos vergonzosos debido a su incontrolable y traidora vejiga, que lo evidenciaban cuando su pantalón se manchaba. Por la tarde, el Benefactor visitó a su madre, como era su costumbre todos los días. Allí le solicitó a Abbes García averiguar el responsable de haber retenido el permiso de salida de Urania Cabral. Posteriormente, subió a su coche en compañía de Pupo Román para reprenderlo fuertemente por las malas y poco sanitarias condiciones en las que tenía las Fuerzas Armadas, humillándolo y abandonándolo en medio de la carretera y el fango. Finalmente, rumbo a su rancho en San Cristóbal, se detuvo en casa de una antigua amante, pero como ésta clamaba estar en su regla, Trujillo, asqueado, se marchó con rumbo definido a San Cristóbal. Pronto fue emboscado por sus verdugos que lo esperaban en la carretera.

Capítulo XIX

Antonio de la Maza, el Turco y Juan Tomás Díaz, esperaban que Pupo Román, junto con las Fuerzas Armadas, llevar a cabo el Golpe de Estado, pero conscientes de que éste los había traicionado, determinaron que debían esconderse de Abbes o morir en plena lucha. Antonio de la Maza sugería ir al Palacio Municipal y morir luchando, pero nadie lo apoyó y determinaron esconderse en casa de un médico apolítico, hermano de otro conspirador que residía en Estados Unidos. Éste les dio asilo en su tapanco y Antonio de la Maza se lamentaba de estar oculto en lugar de luchar. Finalmente, decidieron marcharse porque ponían en peligro la vida del doctor que los refugió y de su esposa embarazada, así que Estrella Sadhalá se marchó al tercer día, durante el atardecer y De la Maza y Juan Tomás tomaron un taxi sin rumbo, pero pronto fueron descubiertos por los calies y murieron durante una balacera en el parque.

Capítulo XX

Cuando Pupo Román se quedó solo, en medio del fango y en la carretera, después de que el Jefe lo había reprimido fuertemente por las aguas sucias en las Fuerzas Armadas, se sintió más humillado que nunca, pues recordaba que Trujillo siempre lo hacía sentirse así y éste ejercía un poder temerario sobre él.

Una vez en su casa, alguien lo llamó alarmado por la ventana, era Navajilla, ex jefe del SIM, quien casualmente había pasado por la carretera en donde asesinaron a Trujillo y fue testigo de la balacera en contra del Jefe. Pupo tenía, prácticamente, todo listo para llevar a cabo el Golpe de Estado, sus subordinados sólo esperaban a que diera las órdenes para comenzar con el plan: arrestar a los Trujillistas, a Abbes García, tomar el poder y ser el nuevo presidente. Sin emabrgo, no hizo nada, se acobardó, le faltó valor, no tuvo los pantalones para hacerlo. Fue perdiendo poder conforme pasaban las horas y dado que Pedro Livio lo había delatado, fue tomado prisionero. Ramfis lo sometió a fuertes torturas durante cuatro meses hasta que ya no aguantó más y murió: golpes, electroshoks en silla eléctrica, comer mierda, cortarle sus testículos y hacérselos comer, entre otras.

Capítulo XXI

Salvador Estrella Sadhalá, el Turco, se entregó cuando le informaron que los calies habían irrumpido en su casa y arrestado a su esposa. Lo llevaron a la casa en la colina, donde sufrió torturas semejantes a las de Pupo Román. En la celda, estuvo acompañado por Modesto Díaz, hermano de Juan Tomás, Pedro Livio, Fifí pastoriza, Huáscar Tejeda y Tunti Cáceres, sobrinito de Antonio de la Maza. Durante 3 meses estuvieron presos en la Victoria. Cuando pensaban que ya no saldrían vivos de allí, llegaron las esperanzas, pues en los periódicos salía que Estados Unidos y Venezuela exigían juicios justos para los presos políticos, así como diversas protestas de Derechos Humanos.

Durante su encierro, se enteraron que Antonio de la Maza y Juan Tomás habían muerto luchando y que el padre de Antonio estaba muy orgulloso de su hijo de que así lo hubiera hecho. Sin embargo, el Turco sufrió mucho cuando su padre lo negó y lo culpó de traición cuando éste fue a verlo a la cárcel en compañía de Ramfis Trujillo, no obstante, rezaba constantemente, como era su costumbre, pidiéndole a Dios por su esposa y sus hijos.

Un día, decidieron llevar a los presos al palacio de Justicia con el pretexto de que reconstruirían los hechos del crimen para ser enjuiciados debidamente, sin embargo, tanto el Turco como Modesto Díaz, sabían que dicha salida extraordinaria era para matarlos. El director de la cárcel Victoria los escoltaba junto con otros 3 soldados jóvenes que se veían nerviosos por custodiar presos tan importantes. Al llegar a un punto solitario de la carretera, el director de la cárcel asesinó a los tres soldados. Pronto se encontraron con Ramfis, Pechito León Estévez, Pirulo Sánchez y 2 o 3 desconocidos. Primero acribillaron a Pedro Livio, después arrastraron a los cocoteros a Tunti Cáceres, quien antes de caer insultó a Ramfis, luego fue el turno de Modesto Díaz, quien gritó ¡Viva la República! antes de morir y finalmente, llegó el turno del Turco, quien daba gracias a Dios por la paz que le daba en esos últimos momentos.

Capítulo XXII

Cuando el hábil doctor Balaguer recibió la llamada de Pupo Román para reunirse en el cuartel de las Fuerzas Armadas, comprendió lo que estaba pasando y previendo un Golpe de Estado, se negó a ir al cuartel. Pensó que Pupo Román se había alentado y no actuaba convenientemente, así que le correspondía ahora a él llevar a cabo una transición democrática para evitar una invasión de los marines, o una desestabilización fuerte de poder. El presidente fantoche, hábil y educadamente tomaba acciones. Primero cito a la familia Trujillo y Abbes García en su oficina para discutir lo que iba a ocurrir ahora. Abbes reclamó que Balaguer no debía ser presidente y sugirió que entrara alguien de la familia en su lugar, pero dado que Ramfis todavía no llegaba de París, la Prestante Dama apoyó a Balaguer. Cuado Ramfis regresó a República Dominicana, acordó con Balaguer que él seguiría como presidente para no provocar una invasión de los gringos, pero entre tanto, Ramfis se encargaría de encontrar a los asesinos de su padre y vengar su muerte. Por otro lado, Balaguer también aseguró su permanencia en el poder sobornando a la viuda de Trujillo, quien era avara y confiaba en el presidente fantoche porque éste se encargó de transferir altas sumas de dinero a sus cuentas en el extranjero.

Balaguer mejoró las relaciones con el clero y pidió una disculpa formal al sacerdote Reilly, quien fue secuestrado y torturado por Johny Abbes después del asesinato de Trujillo. Asimismo, mejoró al relaciones con Estados Unidos, quienes apoyaban este nuevo gobierno, no obstante, todavía no estaba libre de sanciones, las cuales serían erradicadas cuando República Dominicana demostrara ser democrático. Después de 4 meses, cuando parecía que el país se desmoronaría tras la muerte del Benefactor, surgieron varios grupos de oposición, entre ellos, los del movimiento del 14 de junio. Se manifestaban en las calles, retiraban monumentos y estatuas de la familia Trujillo. Balaguer cambió los nombres de muchas calles que estaban bautizadas con nombres de la familia del Chivo, así como regresar a la capital su nombre original: Santo Domingo en lugar de Ciudad Trujillo. Los que más lo acosaban eran los de derechos humanos, quienes pedían y exigían juicios justos para los presos políticos. No obstante, en dicho rubro, Balaguer tenía las manos atadas, pues Ramfis no descansaría hasta no ver a los asesinos de su padre muertos. El cónsul estadounidense le precisó a Balaguer que para eliminar las sanciones políticas impuestas por la OEA era necesario que no quedaran vestigios de Trujillo, y por tanto, debían marcharse al extranjero toda la familia. Ramfis no se había marchado aún porque todavía faltaban por encontrar dos implicados en el asesinato de su padre, pero comprendía que sus tíos causaban desestabilidad en el país, y de no haber sido por él, talvez hubieran cometido una tontería y el país hubiera sido invadido por los marines. El cónsul estadounidense le confirmó a Balaguer que Kennedy estaba preparado para enviar barcos a República Dominicana si se presentaba un Golpe de Estado. El día en que la familia Trujillo asesinó a los culpables de manera clandestina, los hermanos de Trujillo irrumpieron en la oficina de Balaguer con armas, exigiendo que éste dejara el poder, sin embargo, Balaguer les enseñó por la ventana los buques norteamericanos y les ofreció unos cuantos millones de dólares para solucionar el conflicto y su exilio de la manera más pacífica. El cónsul Calvin Hill compareció de inmediato, encantado de que las cosas se arreglaran con buena voluntad y sin derramamiento de sangre. Balaguer estaba preocupado por el asesinato de los presos políticos pero pensó que habría tal explosión de exultación y alegría con la partida de los Trujillo que poca gente recordaría el asesinato de los 6 prisioneros cuyos cadáveres jamás aparecerían. Al padre de Urania, el senador Cabral, lo sacó de la cárcel, pues Abbes lo había aprehendido por pensar que también estaría involucrado en el complot, y le ofreció un puesto de asesoría jurídica. A Johny Abbes le pidió su renuncia, pues tendría muchos enemigos que lo buscarían para eliminarlo, y lo envió a Japón de embajador.

En consejo de Ministros, pidió acuerdo unánime del gabinete para una amnistía política general, que vaciara las cárceles y anulara todos los procesos judiciales por subversión. Entonces el Doctor Tabaré Álvarez Pereyra, su ministro de Salud, le hizo saber que desde hacía 6 meses tenía escondido en casa al fugitivo Luis Amiama Tió dentro de un clóset en su casa. Balaguer encomió su espíritu humanitario y en persona, le rindió respeto y gratitud por los altos servicios prestados a la Patria.

Capítulo XXIII

Antonio Imbert permaneció en casa de su primo un día más después de que Amadito se fue; después fue a casa de su tía Gladis, quien le dio asilo por una noche pero a la mañana siguiente tuvo que marcharse porque los calies habían arrestado a Manuel y no tardarían en llegar a casa de Gladis. Después de deambular en las calles recordó a su ortodoncista, quien lo acogió varias horas para pensar con quien iría después, hasta que se le ocurrió llamarle a un tal Rainieri, hijo de italiano, cuya esposa era muy amiga de Guarina, su mujer. Al llamarlo, la esposa del dentista se hizo pasar por su esposa Guarina y Rainieri comprendió inmediatamente quién llamaba, pues Guarina estaba con ellos , así que envió un chofer a recogerlo por la noche. Después de ver a su mujer en casa de los Rainieri, lo llevaron a casa de un matrimonio diplomático italiano, los Cavaglieri, quienes se ofrecieron a ayudar a Imbert sin objeciones, a cambio de que no revelaran a nadie su identidad. Estuvo oculto en el penthouse de los Cavaglieri por los 6 meses que pasaron antes de que proclamaran amnistía. Allí tenía un cuarto para él solo y ayudaba con la limpieza de la casa. Cuando los Trujillo se marcharon, Imbert salió de su escondite y Balaguer lo llamó, junto con Amiama (a quien nunca antes había visto en persona) para proclamarlos héroes. De allí fueron a visitar a las viudas de los desaparecidos.

Capítulo XXIV

Urania continúa narrando la historia que la hizo marcharse de República Dominicana. Manuel Alfonso fue a recogerla a su casa. Su padre sugirió que si nos se sentía cómoda en ir, podría negarse, pero ella, confiando que su presencia en la fiesta del Generalísimo sería de gran ayuda para su padre y sin sospechar las verdaderas intenciones, accedió a ir. Cerebrito no podía mirarla a los ojos cuando Urania se fue. Durante el camino a San Cristóbal, Manuel Alfonso comentaba que Trujillo era muy gentil con las muchachas y que debería de sentirse privilegiada de poder estar en presencia de Su Excelencia.

Al llegar a casa del Chivo, cayó en razón de que no había ninguna fiesta y de que tendría que pasar la noche con el Benefactor. Urania tenía tan sólo 14 años y Trujillo era mayor de 70. Ella tuvo que someterse a los caprichos del Generalísimo, quien no pudo tener sexo con ella porque no podía en ese momento, así que enfadado por su impotencia, la obligó a besarlo y después la violó con sus manos, gritándole cosas horribles que la hacían pensar que la mataría. Afortunadamente, Trujillo la corrió de su casa y un chofer la llevó al convento de Santo Domingo, en donde sister Mary puso todo en marcha para que ella no tuviera que regresar a casa de su padre y pudiera marcharse a los Estados Unidos a estudiar, becada por las monjas. Desde entonces, no ha podido estar con ningún otro hombre, todos le producen asco. La tía Adelina estaba asombrada por el relato y le pedía a su sobrina que perdonara a su padre, que dejara de vivir en el odio y tuviera una actitud cristiana hacia el viejo. Urania siente que se ha quitado un peso de encima, pues desde sister Mary no había contado dicha historia, pero ahora sólo deseaba marcharse a Nueva York, volver a trabajar arduamente para no recordar y olvidar lo peor de la dictadura de Trujillo.

PERSONAJES

URANIA CABRAL: Personaje principal, hija del senador Cabral, un importante ficha dentro de la dictadura de Trujillo. Profundamente lastimada y marcada de por vida por lo que le ocurrió en su adolescencia; llena de rencor y odio hacia su padre; trabaja todo el día sin descanso para mantener su mente ocupada y olvidar su pasado.

RAFAEL TRUJILLO: Personaje principal. Dictador de República Dominicana por 31 años. Hombre obsesivo por la limpieza y el orden; nunca sudaba y su mirada era tan penetrante, que podía someter a cualquiera. Todos le temían y le profesaban un gran respeto y admiración.

DOCTOR BALAGUER: Presidente fantoche, de carácter dócil, misterioso, calmado, nunca perdía el control, al parecer sin ambiciones y fiel a Trujillo. Personaje secundario. Hombre bien educado en letras, con vocación de político.

SANTIAGO ESTRELLA SADHALÁ: Personaje secundario. Uno de los asesinos de Trujillo. Muy católico y el mejor amigo de Antonio Imbert.

ANTONIO DE LA MAZA: Personaje secundario. Uno de los asesinos de Trujillo quien conocía todos los nombres de los involucrados en el complot. Se sentía amargado y deprimido a raíz de la muerte de su hermano Tavito y a la vez, sentía un profundo rencor, traducido en odio hacia Trujillo. Luchador y de carácter valiente.

ANTONIO IMBERT: Personaje secundario. Uno de los perpetradores de la muerte de Trujillo y uno de los sobrevivientes después de la persecución intensa por encontrar a los asesinos del Jefe. Mejor amigo del Turco. Se había unido a la conspiración, no porque hubiera sufrido directamente una pérdida, sino por sus ideales y el asesinato de las hermanas Maribal, por el cual se sintió profundamente afectado.

JOHNY ABBES GARCÍA: Personaje secundario. Director del Servicio de Inteligencia Militar durante la era de Trujillo. De carácter sanguinario y sádico, siempre ideaba las torturas más originales y crueles para perpetuar sus asesinatos en contra de todo aquel que no apoyara al régimen.