lunes, febrero 21, 2011

HIJO DE HOMBRE

Descargar resumen
HIJO DE HOMBRE.doc

Autor: Augusto Roa Bastos, narrador, poeta y ensayista; n. 1919. Otras obras: Fulgencio Miranda, Yo, el supremo, etc. (novelas); El trueno entre las hojas, El baldío, Madera quemada, etc. (cuentos); El ruiseñor de la aurora, El naranjal ardiente, etc.(poesía) y diversos ensayos.
Género y corriente: Novela realista moderna.
Estructura: Está dividida en nueve capítulos nominados.
Sinopsis: En Itapé, un pueblo de Paraguay, vive el viejo Macarlo consumido por los años y quien, sin embargo de su edad, posee una memoria prodigiosa y el don de contar historias.
Mientras algunos muchachos se burlan de él, otros se le acercan para oírlo referir historias del pasado. De todas ellas, la de Gaspar Mora, fabricante de instrumentos musicales, es la predilecta de Macarlo.
Antes de morir, Gaspar Mora había tallado un Cristo. Sus admiradores adoraban la imagen, en tanto sus detractores, incluido el cura, la rechazaban. Pero ante la posibilidad de un enfrentamiento entre ambos bandos adversarios, la Iglesia finalmente bendice la imagen. Macarlo, quien hasta entonces había cuidado de ella, pierde ese encargo, dado que el Cristo tallado pasa, por consiguiente, a manos de la Iglesia.
Poco después, Macarlo agoniza y muere leproso en el abandono, mientras Itapé despierta a la modernidad, representado este paso civilizador por la construcción de las vías del ferrocarril.
A esta altura, la novela se aparta del relato anterior y presenta el comienzo de otro hilo narrativo. Un día llega un forastero a Sapukai, otro pueblo paraguayo. Este hombre no habla con nadie, pero pronto se descubre su identidad: se trata un ex oficial ruso, exiliado de su patria luego de la caída del zar.
En cierta ocasión, el forastero conoce al sepulturero del pueblo cuya hija en ese momento yace casi moribunda. Como sólo mediante una cirugía puede salvarse, el extranjero opera a la muchacha y ésta se restablece. A partir de entonces, todos reconocen sus dotes de médico. El sepulturero le da, en señal de gratitud, una vieja talla de san Ignacio, uno de los santos patronos del Paraguay, que había sido hallada dentro de una tumba.
Tiempo después, la imagen se rompe accidentalmente y el doctor encuentra en su interior varias monedas de oro. Aleccionado por esta sorpresiva y feliz experiencia, desde entonces el forastero pide que le paguen sus servicios sólo con imágenes.
Más tarde, los pobladores advierten cómo el médico ruso va enloqueciendo poco a poco. Cuando un día desaparece, en su casa hallan decenas de imágenes decapitadas. Desde ese momento, los habitantes del pueblo lo llaman "el hereje" cuando se refieren a él.
A partir de estas dos narraciones aparentemente inconexas, las historias de Itapé y Sapukai se van desarrollando lentamente hasta desembocar en la guerra del Chaco, que desangró al Paraguay durante la década de los treinta.
Esta novela, aparecida en 1960, es un fresco de la historia paraguaya de la primera mitad del siglo XX, logrado mediante la yuxtaposición de capítulos autónomos.
Al final de la obra, un personaje, encarnación y símbolo del protagonista colectivo que es el pueblo paraguayo y que se ha venido configurando, debe cumplir una misión heroica, pero en ella muere.
En el último capítulo, los pocos sobrevivientes de la guerra intercambian sus tristes experiencias y la novela culmina con sentidas palabras del narrador, que exige comprensión y justicia para el pueblo paraguayo, tantas veces calumniado a lo largo de su tormentosa historia.
Con esta obra, Augusto Roa Bastos ha alcanzado reconocimiento internacional por su labor narrativa. La novela recrea e incorpora artísticamente elementos de la cultura guaraní, lo mismo lingüísticos que míticos, primordiales en la literatura de este autor, tanto en textos anteriores como posteriores al relato que ahora nos ocupa.
De esta manera, Hijo de Hombre, por sus indiscutibles valores literarios, ha conseguido un importante lugar en las letras del continente americano donde ya es considerado el más grande novelista paraguayo de todos los tiempos.

1 comentario:

Princesita Ortellado dijo...

Hola, me pueden decir cual es el argumento y el mensaje que deja este libro